Las celebrities ya se han decantado por una de las prendas más versátiles y cómodas de la temporada. Ficha estas ideas para que el cárdigan de punto también esté presente en tu armario.


Seguro que esta temporada has visto a muchos de los rostros más conocidos de nuestro país luciendo las últimas tendencias en las redes sociales. Y entre esas tendencias hay una que este invierno viene pisando con fuerza: las chaquetas de punto, una prenda cómoda y muy adecuada para la temporada más fría del año.

Eugenia Silva, Paula Echevarría y Sara Carbonero, máximo exponente de la llamada ‘slow fashion’ -esa tendencia estilística que aboga por las prendas atemporales, hechas con mimo y pensadas para durar en el armario- han mostrado en sus publicaciones de las redes sociales de las últimas semanas algunos estilismos en los que no faltaba un cárdigan de este tejido, uno de los más cómodos y más versátiles que podemos encontrar en el mercado.

El tejido más buscado

Como bien avanzan las ‘celebrities’, el punto este año está en su momento álgido, se lleva en tops, vestidos y hasta en faldas, aunque es en un clásico, las chaquetas, donde lucen con todo su esplendor. Y es que es fácil encontrarlas de todos los largos, que van desde el ‘cropped’, la versión más corta, de algunas que quedan perfectas con vestido, hasta las que tienen el largo hasta la rodilla, lo que les confiere también la posibilidad de cumplir las funciones de abrigo ligero y ayudarnos a sobrellevar el invierno.

En cuanto a las formas, se aceptan los cierres en pico y las capuchas, pero son los cárdigan clásicos, con los cuellos redondos, los más destacados de la temporada. Eso sí, no hay límites en cuanto al grosor del punto: desde el más cerrado hasta el más abierto y grueso, aunque es este último el que parece estar ganando la batalla por ser el más llamativo de la temporada.

Una tendencia muy natural

En cuanto a los colores, lo mejor esta temporada es apostar por la sencillez. Los tonos tierra, ocres y los verdes se imponen estos días frente a los colores más estridentes. La clave está en buscar la mayor naturalidad posible y esto también pasa por mimetizarse con el entorno con prendas que aporten una cierta calidez al estilismo pero que no sean excesivamente llamativas.

El punto a favor de esta prenda es, como decíamos, su versatilidad. La posibilidad de encajarla en cualquier estilismo la convierte en la reina de una etapa en la que pasamos más tiempo en casa que en ningún otro sitio, pero esta temporada se adapta a cualquier situación. Así, sirve para estar cómoda mientras disfrutas de una película en el sofá de casa tanto como para una cena informal o incluso para restarle peso a un ‘look’ de oficina sin que por ello se rebaje la seriedad. Esta temporada, echa mano de la imaginación, porque todo está permitido a la hora de complementarla.