Te dejamos unas cuantas ideas para que encuentres el aspirador que necesitas para que tu casa esté tan limpia como siempre y te dé menos trabajo que nunca.


Limpiar la casa siempre es un quebradero de cabeza. Afortunadamente la tecnología ha llegado para hacernos la vida más fácil, permitiéndonos ahorrar tiempo y energías. Para aquellos que pensaban que el futuro sería un mundo lleno que coches voladores, viajes turísticos a marte y amigos robots parece que aún no ha llegado el momento, pero se les han adelantado los electrodomésticos.

Un aspirador que trabaja solo

Entre los más útiles que podemos encontrar estos días en el mercado están las aspiradoras. Nacieron en 1901 con la intención de no dejar ni una mota de polvo sobre las superficies y desde entonces han ido mejorando en potencia y diseño, pero hace escasos años llegó la auténtica revolución: el adiós a los cables y la autonomía.

Quienes los han probado no los cambian por otro. Los aspiradores autónomos han llegado para quedarse y funcionan mejor de lo que cualquiera hubiera podido esperar atendiendo a su reducido tamaño. Estos aparatos conectan su base a la luz eléctrica y desde ahí operan en toda la casa.

¿Cómo funcionan?

Este tipo de aparatos funciona con un software que podemos controlar mediante una aplicación en el móvil o en ordenador. En la primera pasada miden las dimensiones de los espacios que tienen que aspirar así como los obstáculos que se pueden encontrar en el camino, generando así un mapa. Mientras hacen eso con la parte frontal, sus cepillos laterales van recogiendo la suciedad que es succionada y almacenada en un pequeño depósito.

De este modo, una vez reconocido el espacio, el aparato es capaz de volver sobre las habitaciones para dejar los suelos limpios una y otra vez. Muchos tienen la opción además de programarlos para que automáticamente, los días que les digamos, a la hora que les digamos, ejecuten esta limpieza, así que podemos aprovechar para que haga su trabajo mientras estamos fuera de casa paseando, comiendo o haciendo la compra.

Limpieza complementaria

Para que pasen a la perfección debemos tener en cuenta los espacios por los que tienen que circular y, en la medida de lo posible, liberarles el camino. Esto es, apartar sillas que no le permitan circular, pufs o taburetes. Las alfombras, en cambio, no suelen ser un problema, ya que, si no tienen un grosor excesivo, suben sin ninguna complicación. No obstante, si la que tenemos es de pelo largo, sería conveniente retirarla antes de que pasara.

Huelga decir que el trabajo de estos aspiradores se limita al suelo, así que aún nos quedará limpiar cristales y pasara el polvo por las superficies más elevadas. Pero en su favor hay que decir que ejecutan una limpieza tan eficiente que notaremos que incluso se acumula menos polvo en las repisas y es especialmente útil en las casa en las que conviven además animales de compañía.