Te proponemos ideas para cambiar la decoración de tu casa con un solo gesto: colocar alfombras en todas las zonas.


Aunque las solemos comprar pensando más en su utilidad, las alfombras son un elemento decorativo que deberíamos tener en cuenta más a menudo. Y como en todo, a nuestros pies también hay tendencias que podemos seguir para darle un nuevo aire a nuestra casa.

Lo bueno que tiene la época actual es que se lleva casi todo. Solo hay que saber conjuntar –o a veces, contrastar- los muebles y elementos decorativos para que quede un espacio armonioso. Y eso no siempre es fácil. Pero quizá estos trucos te puedan servir para adaptar las tendencias de decoración a tus gustos y a tus habitaciones.

Cómo elegir una alfombra

Lo primero que tenemos que hacer es fijarnos en los aspectos prácticos como las dimensiones. También en saber qué necesitamos y para qué espacio de la vivienda. Porque no es lo mismo decorar un salón de una casa familiar que una habitación infantil. Del mismo modo, si nos fijamos en la utilidad, no es lo mismo comprar una alfombra para una casa habitada por una persona que para una en la que viven cuatro personas y mascotas.

Del mismo modo, hay que poner la vista en las paredes y en el aire que tiene o que se le quiere dar a la casa. No podemos poner una alfombra grande y excesivamente oscura en un espacio pequeño, de la misma forma que no es fácil encajar una alfombra de pelo largo en una casa concebida con un estilo industrial.

Tipos de tapetes

Ante la gran oferta que hay en el mercado hay quien opta por prescindir de las alfombras, pero precisamente por esa amplia oferta nos encontramos con muchos tipos distintos que pueden adaptarse bien a todos los espacios y formas de vida.

Así, para quienes tengan aspiradoras autónomas, las alfombras muy altas no son la mejor opción si no quieren estar retirándolas para que pueda pasar. En cambio, las de bambú o fibras naturales soportarán, sin problema, el trabajo de este aparato que tanto bien ha hecho por la limpieza de los suelos.

Para las habitaciones de los niños, son ideales las alfombras de gran grosor. Así dispondrán de un espacio donde jugar que esté bastante acolchado. Esto tiene además la ventaja de que si está situado en una planta baja, o en una habitación con una temperatura no demasiado alta, ejercerá además como aislante de toda la habitación y evitarán el frío del suelo.

Baños y  cocinas

Estamos acostumbrados a tener una alfombra en un espacio tan húmedo como el baño, pero  los últimos tiempos se ha puesto de moda entre los decoradores poner este elemento decorativo también en otro espacio hasta ahora insospechado: la cocina.

Pero para este espacio no vale cualquier alfombra –a no ser que tengamos una tintorería o no nos importe estar llevándola cada poco tiempo a limpiar-. Pero se ha popularizado un tipo de alfombras, las vinílicas, que son muy útiles en la cocina si sois de los que van siempre descalzos por casa. La razón es que al estar acolchadas en la parte de abajo, pero tener una superficie lisa e impermeable, son una superficie confortable sobre la que pisar pero resultan muy fáciles de limpiar.