El calzado es uno de los complementos más difíciles de almacenar. Ficha estas ideas para mantener en orden tus zapatos.


Si hay un complemento que cueste mantener organizado y a punto ese son los zapatos. Y más ahora que toca hacer el cambio de armario y sustituir las botas y botines por chanclas y sandalias. Aunque estos últimos, al ocupar menos espacio, resultan más fáciles de almacenar y de mantener a mano.

Si estos días al darle la vuelta al armario te estás planteando cómo tener el calzado más organizado, vamos a intentar darte algunas ideas que pueden servirte de inspiración para lograrlo.

De distintos tamaños

A la hora de pensar en cómo organizar tu calzado tienes que echar un vistazo a tus hábitos diarios. Hay quien pasea con los zapatos de la calle por casa durante toda la jornada y quién se los quita nada más cruzar el umbral de la puerta, al estilo nórdico. Si este es tu caso, quizá te convenga disponer de un zapatero en la entrada de casa, porque puede resultar práctico a la hora de dar este paso.

Si la idea es colocar un zapatero en la entrada, entonces hay que hacer una cosa imprescindible siempre que hablamos de muebles y decoración: medir el espacio. En función de cuanto dispongas y de tus necesidades podrás plantearte si necesitas uno de grandes dimensiones o algo más discreto que cumpla esa función inicial.

Modelos discretos

Porque los modelos van desde los armarios que pueden ocupar tanto espacio como deseemos hasta las cajoneras con banco que ocupan bastante menos y además cumplen la doble función de permitir sentarnos para calzarnos y descalzarnos.

Hay quien quiere muebles que no destaquen demasiado y que encajen en cualquier parte. Así encontramos zapateros que funcionan como pequeñas consolas y que permiten también dejar las llaves o un florero en la parte superior.

Luego están los muebles modulares, que son una gran opción para quienes quieren adaptarlo a su espacio. Esto es posible porque pueden configurarse como al usuario le apetezca y así aprovechar un hueco a lo alto o a lo ancho.

Almacenamiento en el armario

Para quienes no cuentan con demasiado espacio existen opciones que quizá no son el culmen de la estética, pero sí de la practicidad. Por un lado están los colgadores metálicos para las puertas, que permiten sacar un zapatero de donde no hay espacio, y también las fundas para colgar en las puertas de los armarios. Tienen bolsillos y permiten almacenar el calzado sin ocupar demasiado espacio.

Por último, para los amantes de los zapatos, hemos incluido un modelo de zapatero que no entra en todas partes, pero que puede ser una gran solución para los que son casi coleccionistas. Se trata de un zapatero giratorio con capacidad para casi 50 pares y que permitirá que estén todos a la vista. Perfecto para encontrar rápidamente el par que buscas.