El cabello es algo que precisa de cuidados específicos. Si el tuyo tiene tendencia a la sequedad, te dejamos ideas de productos que pueden ayudarte a rescatarlo.


El cabello es una de esas cosas con las que nadie parece estar contento con lo que le ha tocado. Quienes lo tienen liso desearían la gracia de esos cabellos ondulados que ven de vez en cuando y quienes lo tienen rizado de vez en cuando desearían el brillo y la facilidad para estar peinado constantemente de quienes lo tienen lacio.

Pese a ello, no podemos cambiar cómo es nuestro pelo, pero sí podemos escucharlo y atender a las necesidades que tiene para ofrecer la mejor versión. Porque de la misma forma que sucede con el liso, el rizado, o el cabello grueso o un poco más ligero, tampoco es fácil lidiar con las necesidades del pelo que nos ha tocado.

Cabello graso vs cabello seco

Visto desde fuera, si nos dieran a elegir entre un cabello con tendencia a la sequedad o a la grasa, nadie querría tener el cabello graso, porque parece presentar más problemas. También porque un cabello seco siempre resultará mucho más fácil de adecentar: no precisa de tantos lavados y por ello es mucho más sencillo mantener el peinado durante más días.

A pesar de todas esas ventajas no podemos olvidar que el cabello seco también tiene unas necesidades y no escucharlas hará que nuestro pelo se vuelva más quebradizo. Porque hay que tener en cuenta que, entre esas desventajas de la que hablamos están la fragilidad y la pérdida de brillo, dos puntos que influyen mucho el conjunto de nuestro aspecto.

Protección para el cabello seco

Al cabello seco lo que le falta es una dosis extra de hidratación. Todo esto indica que debemos tener especial cuidado con los días de sol y con el calor de los secadores. Así pues, si tienes el cabello seco, es importante que te hagas con un buen protector térmico para ese fin y que, además, procures no lavarlo en exceso y evites llevar peinados demasiado tirantes.

Por el contrario, si nos vamos a los climas más húmedos, tampoco tendremos mejor el pelo, porque tenderá a encresparse con mayor facilidad. Por eso, en estos ambientes debemos utilizar agentes hidratantes y antiencrespantes para mejorar su aspecto de manera recurrente.

Hidratación a todas horas

Pero lo más importante que puedes hacer por tu cuero cabelludo si tiene tendencia a la sequedad, es evitar que pierda hidratación y ‘alimentarlo’ con un acondicionador apropiado y mimarlo con productos específicos al menos una vez por semana.

La mejor forma para lograrlo es con un tratamiento de choque, esto es, la mascarilla. La aplicación de estos productos específicos requerirá de unos minutos de espera, pero tu pelo lo agradecerá sobremanera y, a la larga, notarás los resultados. Recurre para ello a fórmulas que tengan ingredientes como el aceite de coco, la keratina o el aceite de argán y recuerda masajear el cuero cabelludo con delicadeza.