Trifle de fresas, el triunfo del postre inglés


    Resumen de la receta

    Todos los pasos e ingredientes para hacer este sencillo postre británico que hará las delicias de los más golosos de la casa.

    El postre de hoy en tan sencillo como aparente. Vamos a preparar un trifle de fresas, una mezcla imbatible que además se prepara muy rápido. Y, al colocarlo en el vaso, en capas, tiene un aspecto estupendo para ofrecer a los invitados y quedar como un auténtico chef.

    Se trata de un postre con distintos sabores y texturas, pero que no os llevará demasiado tiempo preparar. Por un lado, está la fruta. Nosotros hemos seleccionado las fresas, pero podéis añadir cualquier otra que sea fácil de trocear y que encaje con la mezcla.

    En nuestra receta hemos macerado las fresas en kirsch, pero podéis utilizar otros licores como amaretto o algún vino dulce tipo Sauternes o a base de Pedro Ximénez. No obstante, no es necesario macerar las frutas en alcohol, pueden ir perfectamente  en limón o naranja, o al natural, con lo que también, si no vais bien de tiempo, os ahorraréis un paso.

    Según la receta original, una de las capas ha de ser de bizcocho. En algunas versiones es el bizcocho el que va empapado en el licor, una forma igual de válida para incluir el sabor. Pero si no queremos ser tan ortodoxos, podemos prescindir del licor en esta parte y además podemos sustituirla por galleta o crumble. Todo vale para hacer una mezcla que se adecúe a nuestro gusto.

    Un origen medieval

    Lo importante es mantener esa estructura a capas, que lleve una cremosa y que no falten las frutas. Así tendremos un postre de lo más moderno que, sin embargo, no lo es para nada. A pesar de su aspecto vanguardista, este postre británico tiene un origen medieval. Según las crónicas, el primer apunte que se tiene de esta receta está en un libro datado en 1596, ‘The good huswife’s Jewell’, aunque entonces la base era de nata montada. No sería hasta más adelante cuando apareció la versión con huevos que os presentamos en esta receta.

    Su sencillez a la hora de elaborarla y la capacidad para mezclar diversos sabores por los centenares de variaciones que permite la convierten en una receta infalible. Quizá por eso sigue triunfando con el paso de los siglos y adaptándose a las cocinas de todo el mundo.

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

      Comprar

      Para las fresas

    • 500 gr. de fresas
    • 70 gr. de azúcar moreno
    • Zumo de ½ limón
    • Un chorrito de kirsch
    • Para la crema pastelera

    • ½ l. de leche
    • 1 vaina de vainilla (las semillas)
    • 4 yemas de huevo
    • 100 gr. de azúcar
    • 40 gr. de maizena
    • Bizcochos tipo soletilla

    ¿Cómo se prepara?