Tartaletas de calçots


    Resumen de la receta

    Aquí tienes una receta hecha con calçots perfecta para prepararla esta temporada y sorprende a todos tus invitados con este delicioso y apetitoso plato. Arriésgate a elaborar este picoteo tan típico de Cataluña sobre una cama de hojaldre. ¡Te chuparás los dedos!

    ¿Sabías que las calçots son una variedad de cebolletas?. Éstas son más alargadas de color blanco y muy similares al tamaño de un puerro. Su sabor dulce y su textura blanda son características.

    Para poder cocinar las calçots, debemos limpiarlas bien con agua, retirando toda la arena que se queda en su interior.

    Originalmente, las calçots, se suelen servir envueltas en papel de periódico para mantener su calor. La capa externa se retira, pues cuando se cocina, se termina carbonizando, quedándose el interior muy tierno y delicioso. Debemos tener en cuenta que la parte del tallo no se come.

    Lo ideal para poder consumir las calçots son en temporada que va desde noviembre a abril. Normalmente, se consume más durante los meses de enero, febrero y marzo.

    Cuando es temporada, es muy típico celebrar en Cataluña la calçotadas, donde familia y amigos se reúnen para degustar este delicioso manjar, donde los tenedores pasan a un segundo plato, pues lo tradicional es coger la caçots con la mano y de ahí, y bien cubierta con un babero, llevártelo a la boca procurando no mancharte, aunque pocos lo consiguen.

    Podemos hacer infinidad de platos diferentes con este producto, desde unas tartaletas perfectas para la hora del picoteo como es el caso de la receta de hoy, como rebosadas, al horno, fritas o asadas. Perfectas para combinar con cualquier plato como acompañamiento o como relleno en pastas, carnes o pescados.

    Es momento de comer esta delicia de nuestra tierra.

    Aventúrate a hacerlo de la manera más tradicional. ¡Prepara los manteles y directo a la boca!

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

    • 150 gramos de calçots
    • 2 cucharadas de aceite
    • una pizca de sal
    • una pizca de pimienta
    • 2 gotas de aceite de trufa (opcional)
    • 1 lámina de hojaldre
    • 1 puñado de avellanas

    ¿Cómo se prepara?