Tarta de queso al horno


    Resumen de la receta

    Tarta de queso al horno. Trucos y detalles para preparar una receta sencilla y que quede un postre de lo más jugoso.

    Tartas de queso existen muchas, y la batalla entre los cocineros por ver quién elabora la mejor tarta de queso es algo que viene de hace décadas, pero estos días se renueva gracias a las redes sociales, donde chefs con estrella Michelin como Dabiz Muñoz y cocinillas amateurs muestran sus recetas y se baten por averiguar cuál de sus creaciones es mejor.

    Pero aunque el debate es actual, la receta es casi tan antigua como la cultura occidental. De hecho, revisando la historia de este postre, la primera receta de algo parecido a una tarta de queso viene de la Antigua Grecia, una época en la que se convirtió en un plato más que habitual. Así, el primero en nombrarlo en sus escritos fue un médico llamado Aegimio, que incluso llegó a escribir un tratado sobre la elaboración del queso.

    ¿Pastel frío o tarta horneada?

    En la actualidad hay miles de recetas aunque casi todas parten de dos elaboraciones que se sitúan en los extremos en lo que a temperatura se refiere. Por un lado están las que solo necesitan refrigeración y por otro las que precisan de un paso por el horno. La que hoy os proponemos es la receta tradicional de esta última, la tarta de queso al horno.

    Su elaboración es sencilla y requiere de pocos pasos y de ingredientes más o menos sencillos que todos tenemos en casa o podemos conseguir con facilidad. Como veréis hemos utilizado bizcocho en lugar de harina. De esta forma simplificamos un paso, le aportamos un sabor especial y evitamos que se formen grumos en la mezcla.

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

    • 500 gr de Requesón
    • 5 huevos
    • una cucharada de mantequilla
    • 150 gr de azúcar
    • una cucharada de zumo de limón
    • una cucharadita de rayadura de limón
    • 9 bizcochos de soletilla

    ¿Cómo se prepara?