Pollo a la cerveza


    Resumen de la receta

    Todos los pasos, trucos e ingredientes para preparar una receta tradicional que podéis versionar en casa.

    Hoy vamos a preparar una de esas recetas que harán las delicias tanto de los amantes de los guisos como de los que quieren siempre darle un toque distinto a todo lo que preparan. Se trata de pollo a la cerveza. 

    Para esta elaboración nosotros vamos a decantarnos por una cerveza negra, al más puro estilo irlandés, pero la receta funciona bien con otros tipos. lo importante es que la agreguéis en el momento oportuno y sobre todo, que dejéis que evapore bien el alcohol para que nos quede el sabor de la cerveza pero sin el regusto alcohólico.

    Como veréis, se trata de un plato sabroso, relativamente fácil de preparar y que además no tiene demasiadas calorías. Esto es porque el pollo, que está considerado carne blanca, tiene un alto contenido en proteínas y en aminoácidos pero una proporción muy baja de grasa.

    Como acompañamiento, además hemos añadido calabaza, que resulta más ligera que si lo hiciésemos por ejemplo con patata, porque el contenido calórico es menor. Además, la calabaza tiene un alto contenido en fibra y su sabor dulzón, unido al de la cebolla confitada, encajará a la perfección con la salsa que nos dejará como resultado la incorporación de la cerveza.

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

      Para el pollo:

    • 1 pollo cortado en 8 trozos
    • 1 botellín de cerveza negra
    • 250 gr. de calabaza
    • 1 cebolla
    • Un poco de sal
    • 2 dientes de ajo
    • 1 hoja de laurel
    • 1 vaso de caldo
    • 8 cucharadas de aceite
    • Un poco de pimienta negra en grano
    • Para la guarnición

    • 250 gr. de calabaza
    • Un poco de aceite para freírla
    • Para la cebolla confitada

    • 2 cebollas
    • 1 cucharada de azúcar
    • 1 cucharada de aceite
    • 1 cucharada de vinagre

    ¿Cómo se prepara?