Masa de pizza, el secreto para triunfar con el plato más popular


    masa de pizza

    Resumen de la receta

    La base de una buena pizza es, sin duda, una masa adecuada. Hoy os mostramos cómo elaborar la nuestra y os damos trucos para que os quede perfecta.

    Es probablemente uno de los platos más famosos del mundo. En prácticamente todas las ciudades del planeta hay un restaurante que ofrece en su carta la pizza. De hecho, según un estudio realizado en 2019 sobre hábitos alimenticios, en el mundo se consumen 5.000 millones de pizzas al año y aproximadamente un 20% de los restaurantes de todo el planeta son pizzerías.

    Con estos datos, la tendencia slow food y la versatilidad de este plato, no es de extrañar que  cada día en más hogares se decanten por hacer de manera casera esta receta, cuya mayor complicación suele ser preparar la masa. Debemos decir que, aunque no es sencillo encontrarle el punto, prepararla no es tan complicado como podría parecer a priori.

    El origen del plato

    Aunque no queda claro el origen de esta receta, está claro que está ligada al mediterráneo, donde abundan las versiones de este plato que consiste en una base formada por una masa de pan e ingredientes salados como aderezo por encima que pasa por el horno.

    Desde el Lahmacun o pizza turca a la coca de la costa mediterránea española pasando por supuesto por Italia, cuna de la receta de pizza más popular del mundo y de la focaccia, todos comparten el mismo estilo. No obstante, los napolitanos se atribuyen la receta de la pizza tal y como la conocemos y aseguran que allí fue donde surgió y donde se tienen registros de su consumo desde el siglo XVII.

    Desde allí se ha extendido al mundo donde además se ha ido variando la receta no solo en los ingredientes que se le colocan encima como aderezo, también en lo que hoy nos ocupa: la masa. Si en Nápoles la tendencia es hacer una masa más fina, y con un diámetro relativamente pequeño, los argentinos, que han adoptado el plato como suyo, se decantan por una masa gruesa y esponjosa. Por su parte, los neoyorquinos, unos de los que más pizza consumen en el mundo, las prefieren tamaño King size.

    Trucos para una masa perfecta

    La receta de masa que os proponemos está basada en la napolitana original, no obstante, una vez que le hayáis cogido el truco a trabajar la masa y extenderla, podéis ir haciendo variaciones y añadir un poco más de aceite de oliva para darle mayor elasticidad o un poco más de levadura si os gusta la masa al estilo argentino.

    Lo que tenéis que tener claro es que la masa de la pizza lleva un tiempo de fermentación, así que lo aconsejable es hacerla al menos 12 horas antes de preparar el plato para un resultado inmejorable. No obstante, si vais mal de tiempo, con que esperéis hasta que la masa haya duplicado su tamaño, será suficiente para que el resultado sea óptimo.

    Una vez que haya subido, hay que trabajar la masa. Es recomendable limpiar bien y enharinar la superficie sobre la que se va a extender. Si la masa resulta demasiado pegajosa en los dedos, hay quien prefiere engrasarlos con aceite, en lugar de con harina, pero en esto, os recomendamos que vayáis probando y decidáis con qué os sentís más cómodos.

    Una vez extendida la masa, dado que por norma general no solemos tener un horno de leña, lo más recomendable es hornearlo en la placa el lugar de en la rejilla, y colocarlo en la parte baja del horno, así lograremos que toda la base de la pizza se haga de manera uniforme.

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

      Masa

    • 200 gr. de harina de fuerza
    • ½ vaso de agua templada
    • 20 gr. de levadura de panadería
    • 3 cucharadas de aceite
    • sal
    • Para la pizza

    • 125 gr de tomate frito
    • 1 mozzarella

    ¿Cómo se prepara?