Lentejas con verduras


    Lentejas con verduras

    Resumen de la receta

    Si aún no te has atrevido a hacer unas lentejas porque te parecen complicadas, sigue el paso a paso de nuestra receta y las dominarás a la perfección. En tan solo poco pasos te damos la clave para prepararlas tu mismo. ¡Te chuparás los dedos!

    Receta rápida y sencilla que combina diferentes hortalizas con su ingrediente principal, las lentejas, ricas en hierro que contribuyen a fortalecer el sistema inmune y ayudan a regular los niveles de glucosa en sangre.

    El plato de hoy es un clásico de las recetas tradicionales de toda la vida aunque esta vez, para hacerla más sana aún si cabe, prescindiremos del chorizo y pondremos en su lugar remolacha cortada en dados.

    Hay que tener en cuenta que las legumbres son muy importantes en nuestra alimentación,  con la posibilidad de sustituir las proteínas de origen animal por las proteínas vegetales.

    Dado que las lentejas son un plato un tanto complejo, vamos a darte unos trucos para saber más sobre cómo cocinar esta legumbre:

    Hay dos tipos de lentejas comunes, la llamada rubia castellana, de tamaño grande y una de las más consumidas en España y la lenteja pardina, más pequeña. Es más habitual encontrarla en latas de conserva y perfecta para ensaladas, aunque también la podemos utilizar para estofados, pues gracias al tamaño de la legumbre, permite cocerlas a un menor tiempo a fuego bajo o medio si la has tenido a remojo la noche anterior.

    En el caso de que no las dejemos en remojo la noche anterior, el tiempo de cocción de las lentejas será mayor, en torno a los 50 minutos.

    Aunque decidamos no meter en remojo las lentejas, es importante que limpiemos bien las impurezas de la propia legumbre antes de meterla en la olla para cocinarla.

    Podemos cocinarlas en un recipiente tradicional o en una olla a presión. En el caso de utilizar el recipiente tradicional, la proporción será de cinco vasos de agua por cada uno de lentejas que a diferencia de la olla a presión, solo necesitaríamos tres vasos de agua.

    Es fundamental tener en cuenta la cantidad de agua que le echamos al recipiente para evitar que las lentejas se peguen en el caldero.

    En el caso de que se te peguen, añade más agua, siempre caliente, para que las lentejas no pierdan la piel debido al cambio de temperatura.

    Si quieres conseguir un sabor como los de antaño, cuece las lentejas a fuego lento. Además, una vez hiervan las lentejas, no las remuevas, pues puedes contribuir a que las lentejas pierdan la piel y estropear el plato.

    Aunque la complejidad de la receta está en las lentejas, no debes olvidarte de lo importante que es el sofrito para darle un mayor sabor al plato. Añádele un ramito de hierbas aromáticas para darle una textura diferente al plato.

    Las lentejas no solo son perfectas para un guiso como el de la receta de hoy.  Las lentejas las podemos añadir en ensaladas frías, en wraps, al curry, como puré, hummus o como acompañamiento de pescados

    Si además eres de los que te gusta poner un poco de picante a la comida, te recomendamos que le pongas una ramita de pimienta roja o guindilla para darle un toque más fuerte a este plato irresistible.

    Ya no tienes excusa para preparar unas lentejas. Sigue todos nuestros pasos y sorprende a tus invitados con esta deliciosa receta. ¡Suerte!

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

    • 350 gramos de lentejas
    • 1 cebolla
    • 1 zanahoria
    • 250 gramos de calabaza
    • 2 remolachas
    • 1 calabacín
    • 1 trozo de tallo blanco de apio
    • 6 cucharadas de aceite de oliva
    • 1 vaso de vino blanco
    • 1 ½ l. de pollo o de agua
    • 1 cucharada de concentrado de tomate
    • una pizca de sal
    • una pizca de pimienta
    • 1 ramito de hierbas aromáticas (perejil, salvia y laurel)

    ¿Cómo se prepara?

    ¿Te ha resultado útil?

    ¡Valora!

    Valoración media: 3 / 5. Votos: 1

    ¡Sé el primero en valorar!