Gofres, la merienda preferida del norte de Europa


    gofres con frambuesa

    Resumen de la receta

    Todos los trucos y consejos para hacer unos gofres, una receta dulce que encaja tanto para un desayuno lleno de energía o una merienda en familia.

    Son calóricos, dulces y perfectos para una tarde de invierno. Los gofres son una de las meriendas preferidas en el norte de Europa, quizá porque son originarios de allí, aunque, como sucede con tantos otros platos, los norteamericanos los han introducido en su recetario.  Nosotros hoy os traemos la receta para hacerlos en casa y disfrutarlos solos o acompañados.

    Los gofres, wafel o waffle como se los conoce en otros idiomas tienen un origen medieval. De hecho su nombre deriva del nombre en neerlandés de las planchas de metal (waffer) que se usan desde entonces para darle la curiosa forma que tienen. En el medievo al parecer se elaboraban con oros dibujos, como los escudos de armas de una casa o incluso paisajes, pero la cuadrícula que luce hoy en día se ha convertido en su símbolo de distinción.

    Los gofres belgas y los americanos

    Es Bélgica el lugar que reclama el origen de un postre que aterrizó procedente del norte de Europa en el siglo XVIII en Estados Unidos y que los americanos consumen con asiduidad. La única diferencia entre ambas recetas es que los establecimientos con más solera de Bélgica siguen fabricándolo con levaduras tradicionales, frente al uso de las levaduras químicas en el caso de los americanos.

    En cualquier caso, la elaboración es prácticamente la misma, aunque claro, el tamaño de cada gofre es bastante menor en el caso de la versión europea, algo que no sorprende dado el gusto de los americanos por todo lo King size. Pero la pasión es tal por este dulce que al parecer el mismísmo Thomas Jefferson –sí, el presidente- hizo traer una gofrera desde Francia.

    En distintas versiones

    Dentro de las versiones europeas también hay variedades. Así, en la ciudad de Lieja es habitual poder comprarlo en los postres callejeros y suele tener una capa de caramelo líquido que lo recubre, lo que los hace idóneos para consumir sin necesidad de ningún acompañamiento. También la ciudad de Lille, en Francia (muy cerca de la frontera con Bélgica) tienen su propia versión y esta, además muy característica: sus gofres tienen forma ovalada, en lugar del tradicional cuadrado que encontramos en otros lugares.

    ¿Qué necesitas?

    • 375 gr. de harina floja
    • 100 ml. de leche templada
    • 1 cucharada de levadura en polvo
    • 2 huevos
    • 1 pizca de sal
    • 200 gr. de mantequilla
    • 100 gr. de azúcar
    • 1 vaina de vainilla
    • Un puñado de frambuesas (opcional)

    ¿Cómo se prepara?