Ensaladilla rusa, ni tan ensalada, ni tan rusa


    Ensaladilla rusa con bonito

    Resumen de la receta

    Pasos rápidos para preparar una receta que es un clásico de las barras de los bares españolas, la ensaladilla rusa. Así es como tienes que hacerla para que te salga perfecta.

    Hoy vamos a daros la receta para preparar un plato que no puede faltar nunca en ninguna casa española cuando se acerca el verano, la ensaladilla rusa. Nosotros os traemos la receta clásica, con los ingredientes que lleva en todas partes pero os vamos a contar algunas curiosidades y variaciones de un plato que, aunque nos lleve a pensar en la estepa, está mucho más presente en cualquier restaurante de Murcia que en las calles de San Petersburgo.

    Cuando se habla de la ensaladilla lo primero que hay que hacer es clarificar un asunto: ¿es realmente rusa? Y la respuesta a esto es que sí… y a la vez que no. Por lo que cuentan los expertos en la materia, la receta la creó un chef francés nacido en Bélgica –o un belga nacionalizado francés, como prefieran- que viendo el amor que los rusos sentían hacia todo lo francés allá por el siglo XIX, decidió irse a hacer ‘las Rusias’ y se plantó en Moscú con su libro de recetas.

    Un belga en Moscú

    Allí montó sobre 1860 un restaurante llamado Hermitage (o Ermitage, sí como el museo, solo que la pinacoteca no está en Moscú, sino en San Petersburgo) que hizo las delicias de la alta sociedad moscovita. Los aristócratas y artistas reputados vieron el local como lugar de celebraciones y a hablar de sus platos.

    Entre las creaciones del chef en cuestión, llamado Lucien Olivier, destacó una, su ensalada. Aunque al llamarla así nos induce a pensar en un plato plagado de vegetales o en la receta actual, la original no tiene nada que ver, porque el chef tiró de todo el repertorio de la cocina francesa y le agregó algún detalle. Tenía, entre otras cosas, perdiz y pepinillos además de dos cosas que encontró en Rusia: chatka (cangrejo real) y caviar.

    La receta pasó a la siguiente generación con el nombre de ensalada Olivier y, con la llegada de la revolución rusa, comenzaron a desaparecer los grandes lujos y a sustituirse en este plato por ingredientes más humildes, como las zanahorias, pero manteniendo de la receta original la patata y la salsa mayonesa.

    Así que ya ven, la ensaladilla, en origen, no era tan rusa como la pintaban porque partió de la cocina francesa. Eso sí, podemos decir que fueron los rusos los que variaron la receta y la extendieron por el mundo, así que algo de crédito se llevan en el asunto.

    Cuidado con las raciones

    Pero de la misma forma que decimos que es rusa a medias, tenemos que pensar si puede calificarse como ensalada. Lleva, desde luego, verdura, aunque venga acompañada de atún y otras variantes que van haciendo en distintos lugares. Así que puede concedérsele el beneficio de la duda, eso sí, vigilando bien el tamaño de la ración que nos comemos, porque este plato, aunque no lo parezca, es una bomba calórica.

    Eso sí, bien refrigerada y conservada, es un plato inmejorable para degustar en los mediodías del verano. Solo hay que tener ciertas precauciones en la conservación, especialmente si al final le agregamos un aliño a base de mayonesa.

    Aunque la mayoría de las salsas industriales se hacen con huevo pasteurizado, no conviene someterlas a altas temperaturas ni dejarlas fuera de la nevera durante mucho rato. Ni qué decir tiene que si hacemos la mahonesa casera, hay que extremar las precauciones al máximo, porque el riesgo de salmonelosis puede ser alto.

    Nosotros, por si acaso, os dejamos un aliño alternativo que puede servir para sustituir a la mayonesa. Le da un toque distinto y rebaja un poco las calorías.

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

      Comprar

      Para la ensaladilla

    • 100 gr. de guisantes desgranados
    • 100 gr. de judías verdes
    • 100 gr. de zanahoria
    • 150 gr. de patatas
    • 1 lata de bonito
    • Un poco de sal
    • tres cucharadas de mayonesa (opcional)
    • Aliño alterativo a la mayonesa:

    • 1 cebolleta picada fina
    • 9 cucharadas de aceite
    • 3 cucharadas de vinagre
    • Un poco de sal
    • Un poco de pimienta

    ¿Cómo se prepara?