Ensalada de garbanzos, una receta para sumar proteínas sin añadir grasas


    Resumen de la receta

    Todos los ingredientes y trucos para preparar una ensalada de garbanzos con un toque diferente.

    Pocos productos hay tan versátiles como los garbanzos. También pocos tan nutritivos y saludables. Pero si los preparamos en la versión que os proponemos hoy, lo son aún más, porque están acompañados de verduras, lo que no incrementa el contenido calórico, pero le da un sabor increíble.

    Como veréis, la sencillez es la base de esta receta que además se puede preparar rapidísimo. De hecho, hay dos versiones: la tradicional y la versión exprés. Para la tradicional, recordad que hay que poner los garbanzos en agua la noche anterior y cocerlos durante unos 25 minutos en olla rápida y aproximadamente una hora y cuarto si los preparas en la cazuela convencional.

    Para la versión más rápida basta con que cojáis uno de los pocos productos que siguen siendo saludables a pesar de ser procesados de manera industrial: los garbanzos cocidos. Basta con abrir un bote de esta legumbre, lavarlo un par de veces para quitarle la salmuera en la que vienen, pasarlos por la sartén para saltearlos o directamente echarlos en un plato y acompañarlos por las verduras.

    Por último, podéis aliñarlo con el aceite o vinagre de toda la vida, o bien, si os gusta darle un toque diferente con una mezcla de mostaza y mahonesa. Es una opción que aporta un sabor distinto, pero que tenéis que ser conscientes de que incrementa un poco el contenido calórico del plato.

    ¿Qué necesitas?

    • 2 botes de garbanzos cocidos
    • 2 huevos
    • 1 pimiento verde
    • 1 cebolleta
    • 8 cebollinos
    • 2 tomates
    • 8 cucharadas de mayonesa (opcional)
    • 1 cucharada de mostaza de grano

    ¿Cómo se prepara?