Crema de champiñones


    Resumen de la receta

    Es baja en calorías y muy sabrosa. Quizá por eso la crema de champiñones es una de esas opciones ideales para una cena en la que no se quiere renunciar al sabor o a tomar algo reconfortante pero sin subir aumentar nuestra ingesta diaria de calorías.

    Las setas tienen esa ventaja. Que aportan mucho sabor a los platos en los que se integran pero tienen muy pocas calorías. De hecho no tienen grasas –el aporte al plato en este sentido provendrá de la cantidad y la calidad del aceite que utilicemos así como de la cantidad de nata o queso que le añadamos- y aporta muy pocos hidratos de carbono.

    A cambio tiene un alto contenido en agua y contiene selenio, que es importante para las funciones de la tiroides y para el correcto funcionamiento celular e incluso para la defensa del cuerpo frente a posibles infecciones.

    Trucos y variaciones de la receta

    Como decimos, dado el bajo contenido calórico, los champiñones son una buena opción para una cena sana de vez en cuando. Tampoco conviene consumirlos en exceso, es mejor tener una dieta equilibrada y optar por las verduras además de por las setas, pero nos pueden salvar una cena ligera.

    Eso sí, para lograr que realmente lo sea, podemos hacer ligeras variaciones en la receta. El primero, por supuesto, evitar los picatostes y el bacon que hemos puesto como acompañamiento. Si queréis hacer la versión light basta con que cortéis cuatro o cinco champiñones en láminas y los saltéis aparte. Ese será el acompañamiento.

    Y si queréis reducir aún más el aporte calórico, podéis cambiar la nata por leche. Eso sí, si optáis por esta versión, aumentad la cantidad de champiñones para no se os quede como una sopa y así se mantenga la densidad y la textura de la crema.

    ¿Qué necesitas?

    • 400 gr de champiñones
    • 1/2 litro de agua
    • 4 cucharadas nata líquida
    • 50 gr. de bacon en dados (opcional)
    • 50 gr. de pan tostado

    ¿Cómo se prepara?