Cochinillo asado


    Cochinillo asado

    Resumen de la receta

    Sigue los pasos para hacer esta receta tradicional de cochinillo asado logrando conseguir una carne jugosa y tierna envuelta por una piel crujiente y tostada con muy pocos ingredientes.

    Para conseguir un resultado excelente, te recomendamos que escojas un cochinillo de calidad y de poder ser de 21 días de edad. El cochinillo siempre se cocina abierto, por lo que se recomienda que te lo compres ya abierto y limpio de vísceras y asaduras para poder trabajar de manera más sencilla.

    El cochinillo asado es uno de los platos más típicos y prestigiosos de la provincia de Segovia y Ávila por su materia prima de alta calidad.

    Esta comida es muy típica en temporadas frías y sobre todo se suele preparar en épocas de celebración como la Navidad o la Noche Buena.

    Te contamos algunos trucos para conseguir hacer un cochinillo delicioso con tan solo unos pocos ingredientes.

    Para ello debemos empezar por cocinar primero la carne consiguiendo la temperatura ideal para conseguir el máximo sabor dejando para el final la piel. Para ello, debemos precalentar el horno 1 hora antes aproximadamente.

    Apuesta por los cochinillos pequeños. El tiempo para preparar un cochinillo depende del peso de éste, por lo que lo ideal si compramos un cochinillo entero es que no pese más de 5 kilos.

    Para saber si el cochinillo es de buena calidad, la corteza debe ser fina y crujiente, aportando una menor cantidad de grasa.

    Para conseguir que el cochinillo quede bien crujiente y brillante, debemos barnizarlo con manteca de cerdo o en su defecto, aceite.

    Cuando le damos la vuelta al cochinillo, debemos pincharlo para evitar burbujas en la piel y conseguir que quede crujiente.

    Hay que tapar las orejas y el rabito con papel de aluminio antes de meterlo en el horno para evitar que se quemen, pues son las partes más finas del animal.

    Recomendamos utilizar una cazuela de barro o de gres para cocinar, pues mantienen mejor el calor y están libres de agentes nocivos

    Es importante regar el cochinillo con su propio jugo pero si ésta se evapora, debemos de añadir agua. De esta manera logramos evitar que quede seco.

    Utiliza el propio jugo que expulsa el cochinillo una vez asado como salsa para darle aún más sabor al plato final. Es importante no echársela por encima, pues puede ablandar la corteza y hacer el efecto contrario de lo que queremos. Siempre servirla aparte.

    No te olvides primero de empezar con el cochinillo boca arriba para que se cocine y luego boca abajo para que se tueste y quede crujiente.

    Una vez que termine de asarse el cochinillo, es importante no dejarlo reposar dentro del horno. Lo ideal sería poder asar el cochinillo en un horno de leña

    Aunque parezca una receta muy fácil, debemos tener controlado en todo momento el tiempo justo de horno. Será clave para un resultado exquisito.

    Este plato es perfecto para acompañarlo con ensalada de lechuga y tomate o patatas a lo pobre.

    Ahora solo falta disfrutar de esta deliciosa receta.

    ¡Buen provecho!

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

    • 1 cucharada de manteca de cerdo
    • 1-2 vasos de agua
    • 1 cucharada de sal
    • ensalada de escarola
    • naranjas
    • frambuesas

    ¿Cómo se prepara?

    ¿Te ha resultado útil?

    ¡Valora!

    Valoración media: 4.8 / 5. Votos: 12

    ¡Sé el primero en valorar!