Bizcocho de yogur, un dulce para volver a la infancia


    Resumen de la receta

    Os traemos el más tradicional de los bizcochos, el de yogur, una receta sencilla pero igual de sabrosa y que queda perfecta tanto en desayunos o meriendas como servido como postre.

    Hay muchos tipos de bizcochos, pero el de yogur es quizá uno de los que más recuerdos despierta. Quien más quien menos, conoce la receta o lo ha probado alguna vez en su versión más casera, porque es de esos platos que se hacen junto a las madres o las abuelas en algún momento de la infancia.

    Por eso, cuando va pasando el tiempo, si ese olor vuelve a la pituitaria regresan también los recuerdos de la infancia envueltos en el aroma del limón y la vainilla. Porque el bizcocho de yogur es una de esas recetas con las que muchos se inician en la cocina y también uno de los dulces favoritos para acompañar un desayuno o una merienda en casa. Y lo mejor de todo es que es relativamente sencilla de preparar.

    Trucos para acertar

    Para prepararlo solo necesitarás una fuente o un bol en el que mezclar los ingredientes, un colador para tamizar la harina y unas varillas. Si tienes varillas eléctricas para hacerlo con la batidora, mejor que mejor, pues esto hará que entre más aire en la masa y quede más esponjoso.

    La receta es clásica, sin artificios, pero el resultado es increíble y funciona tanto para hacer un bizcocho ideal para tomar solo tanto como para utilizarlo de base para una tarta añadiéndole relleno y  decoración. Normalmente la receta se transmite de padres a hijos mediante sencillas reglas, como son utilizar los vasos de yogur para medir las cantidades, y así recordarla mejor.

    Aquí os presentamos esta receta con un poco más de precisión, pero podéis ver que el vaso del yogur es un buen medidor. Y otro truco: si se quiere enriquecer el bizcocho, se puede elevar la cantidad de huevo, puesto que admite hasta 5 huevos de tamaño pequeño.

    Si quieres usar el yogur como medidor, ten en cuenta que tiene una capacidad de unos 90 gramos, por lo que serían necesarios tres vasos colmados de harina para poner toda la cantidad necesaria. La cantidad de azúcar puede variar dependiendo de lo dulce que quieras que resulte, así con un vaso y medio sería más que suficiente para darle ese toque dulce sin llegar a los 250 gramos, es decir, tres vasos, que sería para los más golosos.

    Para darle un toque distinto, hemos añadido una glasa que podéis colocar sobre el bizcocho una vez horneado. La glasa es una crema que re realiza al mezclar una clara de huevo con unas gotas de zumo de limón y azúcar glass. Esta parte es totalmente opcional, si no se la ponéis, el bizcocho quedará estupendo igualmente. Probad a replicar la receta con los más pequeños de la casa y veréis que quedan encantados.

    ¿Qué necesitas?

      Ingredientes

      Comprar

      Para el bizcocho:

    • 1 yogur natural
    • 2 huevos
    • de 100 a 250 gr de harina de trigo
    • 1 vaso de yogur de aceite de girasol
    • una cucharada moka de levadura química
    • 1/2 cáscara de limón rallada
    • un pellizco de polvos de vainilla
    • una pizca de sal
    • Para el molde:

    • dos cucharadas de mantequilla
    • dos cucharadas soperas de harina
    • Para la glasa:

    • una clara de huevo
    • 150 gr de azúcar glass
    • 4 gotas de zumo de limón

    ¿Cómo se prepara?