Buen precio

Con la cuesta de enero, una de las carnes más económicas que encontramos en la carnicería es el conejo. Se trata de un alimento sano que podemos adquirir fresco durante todo el año.

Es ligera y digestiva

La carne de conejo destaca por tener muy pocas calorías, ser una de las más saludables
y contar con un perfil nutricional más completo. Eso, además, la convierte en un alimento fácil de digerir, perfecto para personas con problemas digestivos o alteraciones gástricas.

Esta carne es pobre en colágeno, baja en grasa y ayuda a la recuperación física gracias a minerales como el fósforo y el calcio.

Baja en colesterol

Según datos recientes de un Estudio de nutrición y riesgo cardiovascular en España, la hipercolesterolemia afecta a más de la mitad de la población adulta en nuestro país. La carne de conejo es idónea para estos casos por su bajo contenido en grasa saturada, que la hace baja en colesterol.

Controla la hipertensión

La carne de conejo tiene un bajo contenido en sodio y un alto contenido en potasio, por lo que es indicada médicamente para las personas que sufren hipertensión arterial, siempre que no se le añada mucha sal al cocinarla. Por otro lado, las preparaciones culinarias con esta carne suelen incluir gran variedad de hierbas aromáticas (romero, tomillo), necesitando así incorporar poca cantidad de sal en su preparación e incluso prescindir de ella.

Previene la anemia

Incluirla en la alimentación resulta favorable frente a patologías como la anemia, ya que una ración de esta carne supone un aporte significativo de hierro.

La hagas como la hagas, la auténtica CARNE EUROPEA DECONEJO es la recetael éxito. Por su origen, por el respeto al bienestar animal y al medioambiente, porque es ligera, fácilisima de hacer y está deliciosa.

¿Cómo lo pido hoy? Entero o troceado, muslos, en hamburguesas, en brochetas, preparado para paella… En el mercado hay muchas presentaciones diferentes. Por ello, conocer el despiece permite saborear aún más sus variedades.

Se considera una carne blanca no ya por su menor cantidad de mioglobina (proteína que da color a la carne), sino más bien por la cantidad y la calidad de su grasa. Aunque su uso está menos extendido, que otras(pollo, cerdo, pavo) cada día va tomando mayor relevancia en la cocina ya que puede prepararse de múltiples maneras y tiene un precio muy económico.

El agua es su componente mayoritario y constituye un 72% de la misma, aunque varía según la raza y el tipo de alimentación del animal. La carne de conejo apenas aporta hidratos de carbono y sí muchas proteínas de alto valor biológico, es decir que se asimilan fácilmente por nuestro organismo.

Destaca por su contenido en zinc, magnesio y hierro, fundamentales para el buen funcionamiento del organismo y tareas básicas como la producción de glóbulos rojos, así como el mantenimiento del buen equilibrio orgánico. Además se digiere fácilmente, debido a su bajo contenido calórico y sus pequeñas dosis de sodio.