Los malos hábitos alimenticios afectan a nuestra salud más de lo que pensamos, no solo a nuestro físico, también a nuestro estado anímico. Presta atención a ese hábito que crees que te beneficia. Puede ser un error.

  1. No te saltes el desayuno: ¿Cuántas veces hemos escuchado que el desayuno es la comida más importante del día? Es cierto, y muchos dietistas y endocrinos así lo afirman. El desayuno nos aporta energía para todo el día, y evita sobrepasarse en la próxima comida. Debe contener hidratos, proteínas, vitaminas y lácteos.
  2. No comas rápido: Dedícale tiempo a comer, las prisas no son buenas. Si los alimentos se ingieren poco a poco las señales de saciedad tardan 20 minutos en llegar al cerebro, si comes rápido no darás tiempo a que lleguen esas señales, por lo que no te saciarás y comerás más.
  3. No piques entre horas: Cuando picamos entre horas el estómago trabaja sin descanso, algo que no es conveniente para nuestra salud. Además, si comes entre horas llegarás a las próximas comidas sin apetito. Aunque, ¡si picas algo, que sea natural!
  4. No comas si haces otras cosas: Si comes mientras que ves la televisión o trabajas no prestas atención a lo que estás comiendo y ni a las señales de saciedad que nuestro
    cuerpo manda. Esto hará que ingieras más alimento.
  5. No dejes de tomar agua: El cuerpo necesita dos litros de agua al día. No esperes a tener sed para beber, es importante para encontrarte con energía y vitalidad.
  6. No comas siempre lo mismo: Lo importante es llevar una dieta sana y equilibrada, comiendo todo tipo de alimentos, alternándolos y siempre de forma moderada. No es saludable abusar de un mismo alimento.
  7. No comas directamente del envase: Prueba a echar los alimentos a un plato, si los comes directamente del envase no pararás hasta que lo hayas terminado.

El más importante: NO te olvides de cenar

Saltarse la cena produce en el metabolismo una sobrecompensación haciendo que baje la
glucosa y produzca malestar. Además el cuerpo se defiende del ayuno acumulando grasa y
aumentándola. Cena dos horas antes de irte a dormir para que te de tiempo a hacer la digestión. Lo mejor será una cena saludable y ligera, y en cantidad moderada.

Trucos para cocinar mitad de grasa

PARA ENSALADAS: Si queremos hacer una ensalada César sin tanto queso se puede simular la salsa mezclando yogurt natural desnatado o 0% con una cucharadita de mostaza de Dijon. Aliño francés: sal, pimienta, vinagre y una cucha-rada sopera de jugo de limón. Aliño inglés: una cuchara-dita de mostaza, una cucha-radita de aceite de oliva y una cucharadita de salsa desoja.

PARA LA CARNE: Para el pollo a la plancha: Según se está haciendo el pollo le añadimos ajo en polvo y perejil. Dejamos que se dore en la plancha y justo antes de sacarlo se le añade un chorrito de zumo de limón. Para hacer la ternera ala plancha, le da muy buen sabor añadir tomillo. Mientras se va haciendo.

PARA EL PESCADO: Para que el pescado a la plancha no quede tan seco, se le puede añadir, al igual que al pollo, ajo en polvo, perejil y zumo de limón. O bien simplemente romero y cuando se vay aa sacar de la plancha un chorrito de zumo de limón.