Congelar bien pescados, carnes, verduras…

Pescado
Crudo:
Primero límpialo por dentro y descama. Y debes lavarlos con sal y agua fría.

  • Los pescados de tamaño pequeño se congelan enteros, con o sin cabeza.
  • Los planos se puede optar por congelarlos enteros, por mitades, o troceados en lomos.
  • Los grandes deberán trocearse dependiendo de cómo se van a cocinar (rodajas,
    filetes, medallones).

Cocinado: Congelar guisos de pescado no es muy recomendable, ya que se reblandece fácilmente. Aunque hay excepciones: las croquetas y lomos de pescado pasados por harina, huevo y pan rallado, sí se pueden congelar.

Carne
Crudo: Congela la carne en bolsas especiales de congelación, ponle una etiqueta y escribe en ella la fecha en la que la guardas.

  • No se debe tener carne congelada por un período superior a dos meses.
  • Es conveniente congelar en raciones individuales o dobles, así si necesitas porciones pequeñas, no tendrás que descongelar todo.

Cocinado: En el caso de asados, se pueden cortar en lonchas o raciones congelándolas en tuppers y dejando la salsa aparte en botes de cristal herméticos. La carne hay que sacarla del congelador el día anterior a su consumo.

Pasta
Cocinado: Si vas a congelar pasta, espaguetis, tallarines, macarrones… es recomendable que al cocerla la dejes al dente. La razón es que el frío de la congelación también ayuda a que se haga.

  • Si se trata de una sopa con pasta (fideos, fideuá…) congela por separado el caldo de la
    pasta, si no estropeará su textura.
  • Ten en cuenta que aunque la pasta se puede congelar su textura cambiará, provocando una pérdida de calidad del plato.

Verdura
Crudo: Los vegetales que van a ser congelados deben ser frescos, y estar bien lavados. En la práctica, todas las verduras pueden congelarse con óptimo resultado.

  • Antes de pasar a la propia congelación habrá que pasar las verduras preseleccionadas por agua hirviendo.
  • Hay que consumirla en un plazo de tres meses. Antes de hacerlo tienes que dejarlas en la nevera doce horas. Una vez descongeladas basta con acabar de cocinarlas.

Cocinada: Aquellas verduras con alto porcentaje de agua deben ser congeladas una
vez cocidas, en sopas u otros preparados. Las ensaladas en general, así como los pepinos no pueden congelarse.

¿SABÍAS QUE SE PUEDEN CONGELAR…?

  • Chocolate. Mételo en la nevera 24 horas antes de congelar. Después envuélvelo en papel de aluminio para que no coja olores.
  • Hierbas aromáticas. Al contrario de lo que pensamos, el perejil o la hierbabuena pueden congelarse sin que pierdan su aroma y sabor.
  • Uvas. Si te has pasado en la compra y tras Nochevieja te sobran uvas, no te preocupes, congélalas. Además, el congelado hará que se pelen mejor.
  • Frutos secos. Aunque suelen tardar mucho tiempo en ponerse malos, debes saber que se pueden congelar sin ningún problema.
  • Harina. Congélala y evitarás que le salga moho.