Aguacate¿Por qué?

Tienen un alto contenido en fibra, lo que ayuda a disminuir la absorción de grasas y como son muy ricos en ácidos grasos poliinsaturados, reducen los niveles de LDL. Cómo tomarlo: Entre medio y uno y medio diarios en la comida.

Salmón ¿Por qué?

Los pescados como el salmón, contienen ácidos grasos Omega 3, que ayudan a reducir el nivel de triglicéridos (una grasa mala de la sangre) hasta en un 30% y los niveles de colesterol LDL en un 10%. Cómo tomarlo: Al menos dos raciones de pescado a la semana.

Chocolate negro ¿Por qué?

Aporta beneficios debido a sus antioxidantes y su capacidad de reducir el colesterol. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 21%. Cómo tomarlo: 100 gramos de chocolate negro todos los días.

Frutos secos ¿Por qué?

Las grasas que nos aportan los frutos secos son naturales y no procesadas químicamente, lo cual los convierte en alimentos sanos para el corazón y para controlar el colesterol, entre otros beneficios. Consumo: Un puñado, de unos 45 gramos al día es suficiente.

Avena ¿Por qué?

La avena contiene fibra soluble que reduce las pro-teínas de baja densidad, LDL o colesterol malo. Esta fibra puede reducir el paso del colesterol hacia el flujo sanguíneo. Cómo tomarlo: Entre cinco y diez gramos al día en el desayuno.

PLÁTANO Potasio, potasio y máspotasio!

El plátano aporta una enorme cantidad de este mineral, que ayuda a normalizar el balance de agua en el organismo y a fortalecer los músculos. Además, es fundamental para conseguir la energía que necesitas durante todo el día.

ESPINACAS Ricas en hierro , son el alimento energético por excelencia.

Las espinacas contienen carotenoides, betacarotenos y vitamina K, que favorece la digestión y el buen funcionamiento muscular.

Más trucos para reducir el colesterol

  • Controla tu peso. El peso extra eleva el riesgo de accidente cardiovascular, especialmente cuando se combine con otros factores como la hipertensión da elevados índices de azúcar en sangre. Cuando tenemos sobrepeso, también tendemos a acumular una cantidad superior de colesterol malo.
  • Fuera estrés. El estrés altera nuestro metabolismo y nuestras hormonas, conduciéndonos a empeorar nuestro estilo de vida. Un poco de estrés a diario no nos perjudica, pero de forma sostenida en el tiempo puede afectarnos gravemente, por ejemplo incrementando los niveles de colesterol en nuestro cuerpo.
  • Sí al ejercicio. Correr o pasear hace que nuestros niveles de colesterol empiecen abajar. Si te planteas perder colesterol a largo plazo y mantenerte en unos niveles saludables, no basta sólo con la dieta. Es imprescindible hacer un poco de ejercicio. Camina al menos 30minutos al día.

4 consejos para mantener una buena salud cardiovascular

  1. Alimentación sana, ejercicio físico y evitar alcohol y tabaco son claves.
  2. “La ingesta de pescado azul, frutos secos o aceite de oliva, alimentos ricos enOmega-3, contribuye a mantener bajos los triglicéridos, controlar el colesterol y la tensión”, nos explica Cristina Garcia Murillo nutricionista de de Sanitas.
  3. Tanto el alcohol como el tabaco provocan hipercoagulación en la sangre y obstrucción arterial, lo que eleva la presión sanguínea y aumenta las probabilidades de sufrir un infarto.
  4. La actividad física moderada y mantenida ayuda a reducir la presión sanguínea y a aumentar la resistencia cardiaca.