Está de moda utilizar las verduras de hoja verde para hacer smoothies. Prueba con una o mezcla varias, te encantarán.


Las verduras son una clase especial de hortalizas caracterizadas por su color verde. Popularmente, el término verduras es usado como sinónimo de hortalizas o vegetales.

Variedades

Las hortalizas se pueden clasificar según que parte de la misma se consuma: hojas, flores, frutos, raíces, tallos, y tubérculos.

Consumo

La ingestión de verduras y frutas debe ser diaria. En la actualidad se recomienda consumir 1-2 raciones al día de verduras, y entre 2 y 3 raciones al día de frutas (incluyendo, al menos, un cítrico). Desde la infancia se debe intentar que los más pequeños las consuman, puesto que las verduras y hortalizas contienen calcio, hierro, provitamina A y vitamina C, entre otros nutrientes necesarios para el correcto crecimiento.

¿Cómo cocinarlas?

La preparación de las verduras y hortalizas en ensaladas presentan ventajas en relación a la cocción, ya que se evita la destrucción parcial de vitaminas hidrosolubles debido al tratamiento térmico. Por otra parte, si el agua de cocción se desecha se eliminan las vitaminas y los minerales. Estas pérdidas se pueden minimizar realizando la cocción con poca agua o al vapor; o haciendo la cocción con menos tiempo y más presión.

Las que no pueden faltar en tu despensa

  1. Brécol: El brécol destaca por su alto contenido en vitamina C. Es rico en fibra y minerales como el sodio, el hierro, el magnesio y el calcio. Ingrediente ideal en ensaladas o como guarnición en platos de carne o pescado.
  2. Acelga: La acelga es una verdura que se caracteriza por su cantidad insignificante de hidratos de carbono, proteínas y grasas, dado que su mayor peso se lo debe a su elevado contenido en agua. Por ello resulta una verdura poco energética, aunque sí constituye un alimento rico en nutrientes.
  3. Col: La col es una verdura de hoja verde con una alta concretación de antioxidantes. Su gran riqueza de vitamina K, proporciona el 85% del requerimiento diario, y su vitamina C el 54%. La mejor manera de preparar la col es tan cruda como se pueda para preservar la gran cantidad de nutrientes.
  4. Espinaca: La espinaca está compuesta sobre todo por agua. La cantidad de grasas e hidratos de carbono es baja pero es uno de los vegetales que más proteínas contiene. Rica en fibras y una excelente fuente de vitaminas y minerales. Además, contiene muchas sustancias que son antioxidantes.
  5. Apio: El apio aporta vitaminas de los grupos A, B1, B2, B6, B9, C y E, minerales como el potasio, sodio, calcio, zinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cobre y silicio, aceite esencial y fibra. Se puede consumir cocinado, crudo en ensaladas y para acompañar. No debe faltar a la hora de preparar caldos y platos tradicionales.

Plato único: Sano, sabroso y sencillo

ensaladillaENSALADA DE APIO

  • 1 rama de apio
  • 2 manzanas verdes
  • 30 gr. de nueces
  • 1 cogollo de lechuga

Aliño: 1 cuchara de queso azul, 1 de vinagre de sidra, 1 de perejil picado, 1 yogur griego, azúcar, pimienta blanca, sal

Aliño: Aplastar el queso azul con el vinagre y el perejil picado, añadir el yogur, el azúcar, la pimienta y la sal, batir y reservar en la nevera.

Lavar el apio, rasparlo con un pelapatatas para eliminar las hebras y cortarlo en medias rodajas. Reservar unas hojas para decorar la ensalada. las lentejas. Poner un poco de pimienta, sal y mezclar para que todo se integre.

Lavar las manzanas y cortarlas en palitos. A continuación, limpiar bien la lechuga y centrigugarla. Mezclar después con el apio, la manzana, y las nueces troceadas y emplatar sirviendo el aliño colocado a ambos lados.

tortilla

Receta: Tortilla de puerros al horno

  • 1 kg. de puerros
  • 1 manojo de cebollino
  • 6 huevos
  • 6 cucharadas de aceite 1/4 l. de leche
  • 1 cucharada de harina
  • pan rallado
  • sal, pimienta
  • salsa de tomate para acompañar

Cortar la zona verde de los puerros, dar un corte vertical al tallo en forma de cruz, para que no quede nada de arena entre las hojas, y cortar lo blanco en rodajas. Picar los cebollinos.

Estofar los puerros y los cebollinos en el aceite hasta que estén tiernos , dorar encima la harina y verter la leche hirviendo sin parar de mover al fuego.

Formar una bechamel. Fuera del fuego, añadir los huevos batidos y sazonar. Llenar una fuente de horno, engrasada y espolvoreada de pan rallado, y cocer en el horno 20 minutos. Acompañar con salsa de tomate.