Son una de las principales fuentes de calcio, un mineral fundamental para la salud de los huesos
y de los dientes.


El queso, además de ser un alimento delicioso, es beneficioso para la salud. Es un elemento importante dentro de una dieta completa y equilibrada. Para elaborarlo se elimina el agua de la leche, por lo que es el concentrado perfecto y entre sus principales componentes encontramos las proteínas, vitaminas, sales minerales y materia grasa fácilmente digerible.

Variedades

Existen multitud de quesos de una excelente calidad. Vaca o cabra, natural, azul o blanco son algunas de las variedades que podemos encontrar.

Beneficios

Tan solo una porción de queso al día es muy saludable y nos genera el aporte lácteo que se necesita. Es un alimento muy importante dentro de la alimentación completa y equilibrada de nuestra dieta. Tiene grandes beneficios que ayudan a los huesos, los dientes, y fortalece el sistema inmunológico.

Propiedades

El queso contiene los aminoácidos necesarios para que el organismo funcione correctamente. Además, tiene alto contenido en calcio, ácido fólico, vitamina B, proteínas y ácido linoleico. Aunque no en todos los quesos por igual.

¿Cómo consumirlo?

Una de las formas más frecuentes de tomar queso en España es como aperitivo acompañado de pan y una copa de vino tinto. Pero existen otras muchas formas: en pastas, ensaladas, carnes, verduras, fondie y postres como tartas o el propio queso acompañado de mermeladas y frutos secos.

En el deporte

Es rico en proteínas y nos ayuda a recuperar la masa corporal, por ese motivo lo consumen mucho los deportistas o personas que quieren ganar masa muscular. También proporcionan los aminoácidos necesarios para la síntesis de las fibras musculares, reduciendo la degradación del músculo. Es decir, ayuda a la recuperación tras el ejercicio.

Embarazo

El motivo por el que las mujeres embarazadas no pueden ingerir todo tipo de quesos tiene que ver con la listeria, que puede estar presente en quesos con leche sin pasteurizar. Sin embargo, el queso puede ser un añadido saludable a la dieta durante el embarazo si está realizado con leche pasteurizada y si se come con abundancia de verduras, ácidos grasos omega 3 y muy poco azúcar refinado. Los mejores: cheddar, edam, provolone y gouda.

queso

Seis variedades deliciosas

  1. Cheddar

    Procedente de Inglaterra, es un queso elaborado con leche de vaca que necesita un año de maduración, aunque se puede vender a partir de los 3 meses. Cuanto más curado, más potente es su sabor.

  2. Gouda

    Toma su nombre de la ciudad holandesa donde se produce. Es de sabor suave, de color amarillo claro y con algunos agujeros pequeños e irregulares.

  3. Mozzarella

    Es típico de la cocina italiana y suele elaborarse con leche de búfala. Este queso es bastante graso, y se utiliza tanto fresco como tierno o seco. Se suele usar en pizzas.

  4. Emmental

    Es de origen suizo. Está elaborado con leche de vaca y contiene unos agujeros muy característicos que se producen durante su fermentación. Es de textura muy blanda y su sabor y aroma es suave. Ideal para comer en finas lonchas.

  5. Manchego

    Es un queso español elaborado con leche de oveja de raza manchega. Puede incluirse en una tabla de quesos, formar parte de ensaladas y tapas o tomarse acompañado de membrillo o frutos secos. Suele conservarse en aceite de oliva y cuanto mayor es su tiempo de curación, mayor es su sabor.

  6. Parmesano

    Es uno de los quesos italianos más famosos, de consistencia dura y granular. Se suele servir rallado sobre otros alimentos, y se puede comer tanto crudo como gratinado, donde adquiere más color y sabor. Es elaborado con leche de vaca y aunque es bastante calórico también es uno de los que más calcio tiene.

Ecológicos, la mejor opción

Vrai, la marca líder de productos ecológicos en Europa, lo sabe bien. Los quesos bio aportan al organismo importantes beneficios nutricionales y de salud frente a aquellos que contienen productos químicos o aditivos.

croquetas de queso

Receta recomendada: Croquetas de patata rellenas de queso

  • 1 kg. de patatas
  • 2 cuch.de perejil picado
  • 60 gr. de parmesano
  • 4 huevos
  • 100 gr. de mozzarella
  • 100 gr. de pan rallado
  • aceite de oliva

Pelar las patatas y trocearlas. Cocerlas aprox. 15 minutos. Hacerlas puré con la ayuda de un tenedor.

Añadir el parmesano y el perejil. Añadir dos huevos, mezclar y salpimentar. Dejar reposar.

Hacer bolas de patata, poniendo mozzarella dentro. Rebozar las patatas en huevo y pan rallado. Freír las croquetas hasta que estén doradas y servir.