Sus ingredientes principales son fruta y azúcar pero no son lo mismo. Descubre sus diferencias y toma nota de lo que más te conviene.


Casi siempre dulces, de textura fina o con tropezones y de tantos colores como preferencias y alimentos. Roja, naranja, verde…

Opción estrella en el desayuno de la mayoría de hogares, ya que son compañeras tradicionales de las tostadas o las galletas, ideales a media tarde contraponiendo al toque salado de una rebanada de pan con queso, y perfectas para poner el broche final a la repostería. Pero, mermelada y confitura ¿es lo mismo? Aunque sus ingredientes principales son la fruta y el azúcar no lo son, ¡toma nota!

Diferencias

Radica en que la mermelada se realiza a base de piezas de frutas enteras, troceadas o trituradas, siempre con un contenido mínimo del 30% de fruta. Por el contrario, la confitura se elabora con la pulpa o el puré de la fruta (35% de ésta). Ten en cuenta que la cantidad de azúcar en ambas es muy alta, pero las confituras tienen un mayor contenido, por lo que si quieres cuidar tu línea, apuesta por las mermeladas.

Cómo elegir la ideal

Existe una gran variedad tanto de unas como de otras: extra, light, sin azúcar, con fructuosa… Ten en cuenta qué es lo que buscas. La extra es aquella que su contenido de fruta es más alto al habitual. La light es mejor para dietas ya que posee menos azúcar. La sin azúcares añadidos se llama así porque su valor energético es muy bajo, ya que los edulcorantes que sustituyen al azúcar no aportan calorías. Y, por último, la de fructuosa, que es apta para diabéticos.

Sabías que…

A pesar de que la creencia de que contienen muchas calorías, la verdad es que 20 gramos aportan 50 calorías en el caso de las confituras y 35 en las mermeladas.

Hazla tú misma

Preparar la mermelada casera era una tarea asidua en las casas de las abuelas. Ofrece muchos beneficios sobre todo porque contiene menos azúcares y carece de conservantes, por lo que es más saludable.

  1. Las frutas: A la hora de elegir de qué va a ser tu mermelada, busca aquellas frutas que contengan pectinina (sustancia que tiene la capacidad de espesar la fruta durante su cocción), ya que si no la tiene deberás añadirla posteriormente. La manzana es ideal.
  2. El azúcar: Es el segundo alimento de peso. De hecho es uno de los mayores conservantes que existen. El azúcar gelificante es un producto que contiene pectina natural proveniente de manzanas y cítricos. Es relativamente fácil de encontrar en comercios, además si utilizamos este tipo no es necesario añadir tanta azúcar como de costumbre.
  3. Cantidades: Una vez que te hayas decidido, por cada kilo de fruta deberás añadir 500 gramos de azúcar. No olvides el zumo de medio limón.
  4. La receta: Limpia y lava las frutas. Ponlas en una cazuela con el azúcar y el zumo de limón y déjalas reposar unas horas. Pon la cazuela a fuego medio y deja hervir unos 40-50 minutos, removiendo de vez en cuando y retirando la espuma. Cuando la mermelada esté lista, retírala del fuego.
  5. Truco: Para conservar más tiempo envásala al vacío cociendo los botes cerrados al baño María. Te durará un par de meses.

El gusto está en la variedad

Desde las más exóticas…

Las mermeladas tradicionales se han reinventado y se pueden encontrar en el supermercado de muchos sabores. La de Gin Tonic es perfecta para acompañar con mariscos o ahumados. Ésta es de la marca Bubub.

… a las más cítricas

La de limón contiene mucha pectina. Es ideal para los bollos dulces debido al gran contraste de sabores. También puede acompañar pescados, ya que marida a la perfección con los sabores del mar.

tarta de moras

Tarta de moras

  • 150 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • 300 gr. de harina
  • 1 pizca de sal
  • 3 clavos
  • 1 cucharada de canela
  • 1 pizca de pimienta
  • una pizca de laurel
  • nuez moscada
  • ralladura de 1 limón y de 1 naranja
  • 1 cucharadita de anís en grano

Relleno:

  • 100 gr. de moras frescas de temporada
  • 1 1/2 bote de mermelada de moras
  • hojas de menta

Machacar las especias, con el azúcar y las ralladuras de naranja y de limón, mezclarlas con el huevo crudo, añadir la mantequilla y amasar con la harina y la sal. Trabajar poco la masa, para que no esté correosa, y dejarla reposar tapada, 1/2 hora en sitio fresco.

Separar una cuarta parte de la masa y extender el resto con el rodillo sobre la mesa enharinada, dejándola de 1 cm. de grosor. Forrar el fondo y las paredes de un molde engrasado, de los de fondo móvil, de unos 22 cm. de diámetro.

Rellenar la tartaleta con la mermelada de moras. Extender el resto de la masa del mismo grosor, cortar tiras iguales y formar sobre la tarta un enrejado de tiras de la pasta. Colocar entre el enrejado las moras crudas y cocer en el horno a 180º C, 30-35 minutos.