Son un must del verano, ya que además de refrescarte también aportan nutrientes a tu dieta.
¡No te quedes sin ellos!.


No llega el verano hasta que tomas el primer helado, ese refrescante de hielo con sabor a tu fruta favorita, o aquel cremoso de nata y chocolate.

Beneficios

Ideales para postre o merienda. Son una fuente de calcio para tus huesos, ayudan a la absorción del mismo y a que la vitamina D, proveniente del sol se fije en ellos. También contribuyen a conseguir una digestión más ligera, además de que contienen poca grasa. Tienen propiedades antiinflamatorias, cuidan la garganta y contienen menos azúcares que otros dulces tradicionales. También, te llenan de energía y mejoran tu estado de ánimo.

Consumo

No es todo de color de rosa, de ahí la necesidad de un consumo responsable. Estos ricos alimentos, sobre todo los comprados en supermercados o no artesanales, tienen un gran contenido de grasas y azúcares. En España se consumen unos 6’5 litros de helado por persona y año, según la Asociación Española de Fabricantes de Helados (AEFH).

Sabías que…?

Fueron los chinos los que crearon este alimento, ya que decidieron mezclar nieve con un preparado a base de frutas y miel. ¿Cuál es el más caro? Cuesta 25.000 dólares. Tiene una mezcla de 28 cacaos, 5 gr. de oro comestible de 23 quilates, se sirve en una copa bordeada de oro comestible y se toma con una cuchara de oro y diamantes.

Los 7 tipos de helado

  1. Soft.
    Son aquellos que se sirven a través de un grifo en la máquinaria, que extrae de manera inmediata el helado. Los encontrarás en las cadenas de yogur helado. Es un producto muy liviano y cremoso.
  2. De crema.
    Un mínimo del 8% de su contenido es materia grasa de origen lácteo, es decir, crema. Se obtiene una consistencia muy cremosa que se suele mezclar con otros ingredientes, como chocolate, coco o algunas frutas.
  3. De leche.
    Su ingrediente principal es la leche entera.
  4. De leche desnatada.
    Con un máximo de 0,30 % de materia grasa de origen lácteo y como mínimo un 6 % de extracto seco magro lácteo.
  5. Con grasa no láctea.
    Se suplanta la grasa láctea por grasa de origen vegetal, como el coco o el algodón. En algunos países esta clase de helado está prohibido.
    A este tipo se les suele agregar alguna zumo o frutas frescas.
  6. De agua.
    Los conocidos sorbetes o granizados. Resultan de congelar diferentes ingredientes junto con agua. Los sorbetes son los que la mezcla se sirve en estado sólido, y los granizados, aquellos en que la mezcla se sirve en estado semisólido.
  7. Postre de helado.
    Por ejemplo, serían las tartas heladas. Se diferencia de los anteriores porque suele ir más decorado y empaquetado en el lugar de venta. El más vendido es el de turrón y/o chocolate.

Para todos los gustos

  • Desde los más clásicos…

Nata, chocolate y vainilla. Son los más tradicionales y en cualquier momento de tu vida has probado alguno de ellos. Los denominados cucuruchos con estos ingredientes han sido el helado por excelencia durante décadas.

  • hasta los más extravagantes

¿De qué es el helado de la fotografía? ¡No te lo puedes imaginar! Es de lentejas. Existen sabores de los más exóticos y excéntricos. Cualquier ingrediente, hoy en día, se puede convertir en helado.

Smoothie de frutas del bosque

  • 1 taza de frutas del bosque variadas (arándanos, frambuesas, fresas y moras)
  • 1 plátano
  • 1 vaso de leche
  • 1 yogur (natural o de frutas del bosque)
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno u otro edulcorante (opcional)
  • 2-3 cubitos de hielo

Decoración:

  • 1 kiwi
  • frambuesas
  • fresas
  • muesli

Lavar los arándanos, las frambuesas, las fresas, las moras y el plátano. Retirar la piel del plátano y quitar las hojas de las fresas. Cortar ambas frutas en pequeños trozos.

Pasar los cubitos de hielo por agua antes de mezclarlos con los demás ingredientes para quitar la capa de gas que los endurece y los protege.

Incorporar las frutas, la leche, el yogur y el azúcar en la batidora junto a los hielos y mezclar a velocidad máxima hasta conseguir un smoothie homogéneo y suave. Poner la mezcla anterior en un vaso, decorar con muesli y trozos congelados de kiwi, fresa y frambuesa.

Los bombones de Jordi Roca

  • 1 tarrina de helado de yogur
  • 1 tableta de 250 gr. de chocolate fondant
  • cacao en polvo
  • brochetas de aperitivo

Hacer bolas pequeñas del helado con la cucharilla de hacer bolas de patata y guardarlas en el congelador para que se endurezcan mucho.

Fundir el chocolate al baño María en un cazo de fondo grueso, o en cristal si se hace en el microondas, durante 2-3 minutos y
moverlo.

Pinchar las bolas de helado en las brochetas y, muy congeladas, mojarlas en el chocolate templado. Rebozarlas en cacao y servir.