Son alimentos sumamente energéticos, ricos en grasas, en proteínas, así como en oligoelementos. Los frutos secos provienen de diferentes plantas o árboles y se usan en múltiples recetas.


Los frutos secos son probablemente uno de los alimentos más antiguos de la Humanidad. Existen textos de civilizaciones incas donde ya se hablaba de los cacahuetes. También es conocido que los griegos y los romanos consumían algunos de ellos como las nueces y los pistachos.

Existen numerosos tipos de frutos secos diferenciados tanto por su forma, como por su color, su sabor, y también por su textura.

Beneficios

Los frutos secos contienen gran cantidad de ácidos grasos, sin embargo son beneficiosos para nuestro cuerpo si se consumen en cantidades moderadas y preferiblemente crudos y sin sal. Un puñado diario es suficiente para recibir sus muchos aportes.

¿Cómo consumirlos?

Hay una gran variedad de recetas en las que se pueden añadir frutos secos: desde ensaladas, hasta en salsas para carnes y pescados, postres, helados, etc.

Antioxidantes

Son también una buena fuente de antioxidantes que nos ayudan a combatir el envejecimiento de las células y luchar contra la producción de radicales libres, responsables de enfermedades tan graves como el cáncer.

Fuente de energía

Ricos en calcio, potasio, hierro y zinc además son una buena fuente de energía por lo que se recomienda tomar una porción un par de horas antes de hacer ejercicio pues aumentará tu potencia.

Dieta vegetariana

Los frutos secos son también una buena fuente de proteínas, lo que los convierte en unos complementos perfectos para una dieta vegetariana.

Contra el colesterol

Numerosos estudios confirman que los frutos secos ayudan a combatir el colesterol malo protegiendo nuestro corazón de enfermedades cardíacas.

Embarazo

Son beneficiosos durante el embarazo, sobre todo las nueces y las avellanas por su mayor contenido en ácido fólico que previene la anemia y las malformaciones del tubo neural del feto.

Hábitos

Las personas que se acostumbran a tomar frutos secos al menos dos veces a la semana tienen un 30% menos de posibilidades de engordar, ya que sacian y se digieren de manera más lenta que otros alimentos grasos de igual valor calórico. Sus grasas moninsaturadas y poliinsaturadas se oxidan antes y no permanecen tanto tiempo en el organismo.

frutos secos

Los más consumidos y conocidos

  1. Cacahuetes

    Son ricos en grasas, proteínas y vitaminas. Entre los minerales resalta el cinc que ayuda al equilibrio hormonal. Por su alto contenido en resveratrol, están considerados como protectores celulares.

  2. Almendras

    Son uno de los frutos secos más usados y populares de la naturaleza. Se usan en cocina, licorería y también para cosmética. Se suelen consumir crudas o tostadas, incluso en su forma verde.

  3. Nueces de nogal

    Se pueden encontrar comercializadas con o sin cáscara, aunque se conservan mejor con ella. Se suelen comer crudas, y son muy usadas en repostería y helados. Son un excelente componente de turrones y chocolates.

  4. Anacardos

    Tienen un suave sabor, de carne muy aromática, de textura grasa y muy agradable al paladar. Se comen salados o fritos. Además de usarlos como frutos secos, se pueden picar para espesar una salsa o espolvorear una ensalada.

  5. Pistachos

    El pistacho es uno de los frutos secos que más fibra y energía aporta. Además, tiene un gran contenido en minerales, vitaminas, ácidos grasos, proteínas y micronutrientes saludables.

  6. Castañas

    Se toman crudas, confitadas, cocidas y asadas, aunque de la última forma es como mejor conservan sus propiedades antioxidantes. Además, tienen efecto saciante y aumentan la energía.Se pueden tomar durante la temporada de otoño y también en el invierno.

frutos secos

Receta recomendada: Onzas de chocolate caseras

  • 250 gr. de pepitas de chocolate con leche
  • 175 gr. de crema de cacao y avellanas
  • 100 gr. de frutos secos crudos al gusto

En un cazo fundir el chocolate al baño María.

Añadir la crema de cacao y avellanas y mezclar bien con el chocolate derretido.Retirar del fuego y añadir los frutos secos. Remover bien. Verter en un molde de silicona o en un tetra brik cortado longitudinalmente.

Dejar enfriar como mínimo 24 horas en un lugar fresco y seco.