Te contamos todas las variedades más sabrosas y utilizadas para elaborar unos riquísimos creps, gofres y buñuelos. ¡Ah y los trucos más infalibles para que te salgan crujientes!


Los creps eran unas tortas hechas con harina, agua y miel, que se hacían para celebrar la primavera. La masa se fue enriqueciendo con huevos, leche y levadura. Cambian de nombre según la región de origen. Los creps son franceses, de la Bretaña, las filloas gallegas y frixuelos es el nombre que se les da en Asturias.

Todo son tortitas muy finas, aunque se llaman de diferente manera: un batido de leche, harina, huevos y algo de grasa –aceite o mantequilla–, que, después de colado, se deja reposar para que tome cuerpo.

Se pueden hacer en sartén engrasada (en Galicia, se pasa por la sartén caliente un trozo de tocino saladillo), en la que se dejan caer 1-2 cucharadas de batido, para que se extienda al mover la sartén agarrada por el mango.

Se acerca al fuego hasta que se dora de un lado y, cuando empieza a hacer burbujas, se le da la vuelta y se dora del otro sólo 30 segundos. Deben quedar los bordes con puntillas. Es conveniente ir amontonándolas en un recipiente con tapa, para que no se endurezcan. Se pueden rellenar o servirlas con azúcar.

  • Hay postres y meriendas que se pueden preparar al momento, como las tortitas y los gofres.
  • Los creps se preparar y darles el último toque sobre la marcha.
  • Los soufflés calientes, que siempre tienen buena acogida, son espectaculares y fáciles de hacer siguiendo las instrucciones.
  • Los fríos, igual de atractivos, pueden llevar hechos
    un par de días.

Las variedades más sabrosas

Creps

Existen unas sartenes, que se calientan por electricidad y mantienen una temperatura constante.

creps

  • Preparar el batido, colarlo, dejarlo reposar, verterlo en la sartén eléctrica, calentarla e introducir el batido en la zona que debería estar en contacto con el fuego, unos segundos para que se adhiera la crema.
  • Dar la vuelta y dejarla hasta que se empiecen a despegar los bordes.
  • No es preciso hacerlas por el otro lado.

Se sirven con azúcar o rellenas de cremas dulces o saladas, como ya se ha dicho y envueltas como canelones o triángulos y flambeadas, gratinadas o cubiertas de otra crema.
Si se colocan en pisos con algún relleno dulce se consigue una tarta.

En cambio si se cortan en pequeños triángulos y se rellenan de algo salado, sirven para aperitivo. También pueden estar rellenas, enrolladas y fritas.

Tortitas americanas

Son tipo creps, pero más gruesas y esponjosas, y llevan levadura en polvo. Se hacen con harina de trigo o de maíz, o las dos. La proporción de harina y leche es la misma y hay que añadir una cucharada de levadura y una de azúcar.

tortitas

  • Engrasar ligeramente una sartén de hierro o una plancha lisa, calentarla, dejar caer 2-3 cucharadas de crema y, cuando salgan ojos en la superficie, dar la vuelta con ayuda de una espátula metálica.
  • Se sirven con nata montada y caramelo líquido, salsa de chocolate o jarabe.

Gofres

Son galletas, que se foguean en placas especiales, llamadas «gofrera». Tienen la ventaja de que, una vez preparada la masa, en unos 10 minutos, se hacen tan rápido como las tortitas y se sirven calientes con mermelada, chocolate, nata, etc. Hay varias recetas para la masa, que consiste en una mezcla de harina, mantequilla, azúcar, huevos, algún licor o aroma y sal.

Pasta de choux o de buñuelos de viento

Es la misma masa. La de choux es cocida en el horno, mientras que los buñuelos son fritos.

petit chaux

Preparación de los choux:

  • Hay que tamizar la harina, hervir el agua y/o la leche con la mantequilla y sal y, al romper el hervor, añadir la harina.
  • Mover con cuchara de madera sobre el fuego hasta que se despegue. Luego enfriar la masa sobre el mármol. Volver a ponerla en su recipiente, añadir los huevos uno a uno.
  • Para cocerlos, hay que calentar el horno a 200º C y engrasar con mantequilla la placa. Poner la masa en una manga con boquilla lisa, hacer porciones y cocerlos 30 min. a 200º C.

La fritura de los buñuelos:

Calentar aceite en una sartén o en la freidora a no más de 150º C, redondear con dos cucharas una porción de pasta, y dejarla caer.

Si el aceite tiene su punto, los buñuelos se van al fondo, pasados unos segundos aumentan su tamaño y suben a la superficie, solos se dan la vuelta, se revientan y se dan la vuelta otra vez. Dejarlos en el aceite hasta que se doren. Sacarlos, dar un corte con tijeras. Ponerlos a escurrir sobre papel de cocina.

Para hacer profiteroles:

Se rellenan de nata o helado de vainilla, se colocan en pirámide y bañan con salsa de chocolate caliente.

Paris-Brest: Poner la pasta en manga con boquilla ancha lisa, formar coronas sobre placa engrasada, pintarlas de yema de huevo batido, espolvorear de almendra fileteada y cocerlas en el horno. Rellenarlas de crema pastelera con mantequilla y praliné (almendras caramelizadas) en polvo y espolvorear de azúcar glas.

Relámpagos: Llenar la manga pastelera con boquilla lisa de pasta choux, formar tiras de unos 7 centímetros de largo, sobre la placa engrasada, dorarlos con yema de huevo y cocerlos en el horno. Cortarlos cuando estén fríos y rellenarlos con la crema elegida. Bañarlos con un glaseado.

Soufflés

Su ingrediente básico son las claras de huevo montadas a punto de nieve, incorporadas a una crema base y cocidas en el horno. Por efecto del calor, el aire contenido en las claras hace subir la masa, que se cuaja.

Se hace una crema pastelera aromatizada al gusto, la víspera para que esté fría, y se añaden las claras montadas con azúcar, en la proporción de una cucharada sopera y colmada de crema por cada clara.
souffles
En un molde adecuado, engrasado con mantequilla y espolvoreado de azúcar, se vierte hasta los bordes (3/4 partes) y se mete en el horno a 225º C 10 minutos, se baja la temperatura a 190º C y se mantiene 12 a 35 minutos más, según el tamaño.

Al final de la cocción, cuando esté dorado, se puede abrir el horno y poner una nuez de mantequilla encima, para que brille. Dejar en el horno entreabierto y servir inmediatamente.

Blinis

Son tortitas pequeñas tamaño, típicas de la cocina rusa, en las que la harina de trigo candeal se sustituye por trigo sarraceno o harina de alforfón. Se hacen igual que las tortitas y se sirven de aperitivo, con nata agria, ahumados y caviar.

Soufflé frío o falso soufflé

Es una crema pastelera o de frutas a la que se añaden claras y nata montadas y se congela como un biscuit o se enfría en la nevera, en cuyo caso hay que añadir gelatina. Hay que seguir la receta, porque hay muchas formas de hacerlo.

Para preparar el molde: Corta una cartulina fina o folio doble del tamaño del molde, pinta con clara de huevo el exterior del molde para que se pegue, sujeta la cartulina que sobresalga 5 cm. con bramante. Engrasa por dentro, espolvorea de azúcar y congela o enfría si lleva gelatina. Para servir, corta el bramante, quita el papel y espolvorea con azúcar glas.