Tartas, un sin fin de clases que permite combinar una amplia variedad de rellenos, masas y coberturas. Te contamos los mejores trucos para conseguir una tarta riquísima.


Son quizás las más tradicionales. Consisten en un bizcocho cortado en capas horizontales, que se rellena al gusto y se decora con un glaseado, nata o, simplemente, dibujos de azúcar glas hechos con ayuda de una plantilla.

La técnica consiste en: Preparar un bizcocho tipo genovesa, darle la vuelta para que la base, que presenta siempre una superficie más lisa, quede arriba. Marcar las divisiones en 3 ó 4 capas y cortar con ayuda de un hilo o un cuchillo afilado.

tartasPreparar el relleno deseado (nata, crema, mermelada, etc.) y un almíbar con o sin licor para «emborrachar» las capas de bizcocho. Colocar una capa sobre papel sulfurizado o sobre una rejilla de montar tartas, humedecerla ligeramente con el almíbar, cubrirla con una capa de relleno, alisar y montar el siguiente disco de bizcocho, que se emborracha y cubre de igual manera.

Cubrir con el tercer disco de bizcocho, pintar la superficie con una glasa y cubrir con el baño de cobertura (chocolate, nata, etc.). Después se cubren los laterales cogiendo el bizcocho con el papel o rejilla en una mano y, si se quiere, se espolvorea de almendra picada, fileteada o tostada.

Tartas de hojaldre

tartasHay muchas variedades de tartas de hojaldre:

  • Los milhojas: Son rectángulos de masa de hojaldre extendida de ½ cm. de grosor, (enharinando la mesa, el rodillo y las manos con azúcar glas en lugar de harina), en la foto, que se colocan sobre la placa pastelera húmeda para que al adherirse en el horno la base, suban dividiéndose en capas finas. Se pintan de huevo batido antes de cocerlos en el horno a 210º C. durante 15-20 minutos. Cuando se enfrían, se colocan superpuestos con crema pastelera, de limón, crema tostada o nata montada, etc., entre las capas.
  • Las tartas de frutas frescas: Pueden tener una base de hojaldre, de masa quebrada o pasta brisa. Llevan un reborde para formar la pared y el centro se pincha con un tenedor para evitar que suba. Algunas se cuecen vacías, con unos garbanzos en el centro para que no se ahueque y después se rellenan de frutas colocadas de forma simétrica. Siempre se cubren con glasa de manzana para abrillantarlas y para prolongar la vida de la fruta.
  • Las tartas de manzana: Para hacerlas se siguen los mismos pasos que para las tartas de frutas frescas, pero se llena el centro con láminas de manzana, se espolvorea de azúcar y se cuecen en el horno la manzana y el hojaldre a la vez. Después se baña la manzana con glasa de albaricoque.
  • La glasa de manzana: se hace cociendo los corazones de manzana y sus pepitas, con igual cantidad de azúcar que de agua, hasta conseguir un almíbar gelatinoso, transparente e incoloro.
  • La glasa de albaricoque: se hace cociendo ½ bote de mermelada de albaricoque con tres cucharadas de azúcar, ½ copa de brandy o de agua y una cucharada de limón. Se pasa por el colador de la leche para que quede traslúcido al separar la pulpa. Tiene un tono dorado.
  • Tanto las tartas de frutas frescas como las de manzana pueden llevar crema pastelera entre la base de hojaldre y las frutas frescas o la manzana. Con frecuencia se forra un molde desmontable que se quita para servir y otras veces se sirven en el mismo molde de porcelana.

Tartas de queso

tartasExisten dos clases de tartas de queso, las que se cuecen en el horno y las que no precisan cocción ya que incluyen gelatina como soporte. También son distintos los quesos que se utilizan en cada variedad y las bases sobre las que se soportan, que pueden ser de pasta quebrada o de galletas.

Todas las que se hornean llevan además del queso, azúcar, huevos y algo de harina para estabilizar el resto de los ingredientes, sin olvidarnos tampoco del aroma elegido.

La técnica para hacer las tartas de queso al horno, es preparar una base de pasta brisa o de galletas, y fondear el molde engrasado, batir los huevos con el resto de los ingredientes hasta que esponjen, llenar el molde y cocer a la temperatura que indique la receta. Se sirven espolvoreadas de azúcar glas.

Tartas de queso sin cocción: Se hacen como sigue: remojar la gelatina en agua fría, triturar las galletas, mezclarlas con la mantequilla fundida, amasar y forrar la base del molde. Triturar el queso con la nata y el azúcar, añadir aroma de limón o vainilla y después la gelatina fundida en unas cucharadas de agua o zumo. Verter la crema de queso en el molde y enfriar varias horas en la nevera. Decorar al gusto.

Tartas de merengue

tartaSe pueden hacer de varias formas:

  • Las charlotas modernas son círculos de merengue cocido a baja temperatura, relleno y rodeado de lenguas de merengue.
  • También se pueden hacer: Cestillos: Plancha de merengue con barandilla, que después de haberla cocido, se rellena con crema de mantequilla, moka, nata con fresas, etc.
  • Pastel ruso de Bilbao: Planchas rectangulares de merengue, rellenas de nata o crema de mantequilla, cubiertas de azúcar glas.
  • Otro ruso: Al merengue básico se le añade almendra molida y se rellenan con crema de mantequilla y almendras fileteadas.
  • Ruso de Madrid: Consiste en dos capas finas de una clase de bizcocho hecho con 4 claras, 4 cucharadas de almendra molida y 4 cucharadas de Maizena, entre las cuales hay una crema pastelera espesa.
  • Los pies ingleses: Son tartaletas rellenas, a veces tapadas y a veces descubiertas, cuyo relleno son compotas o picadillos de frutas, generalmente cocidas.

    También se llaman «pies» a las tartas en las que el relleno se coloca directamente sobre la fuente de hornear y se cubre la superficie con masa de hojaldre o quebrada, a la que se le practica un agujero con un tubo de cartulina o cerámica en el centro para permitir la salida del vapor que se genera por la cocción del relleno.