El coco, un capricho exótico. Previene de infecciones, ayuda a controlar la diabetes y estimula la regularidad intestinal.


El coco es un fruto muy aromático y de sabor intenso y agradable. Además, sus grandes propiedades nutritivas lo convierten en un alimento perfecto para toda la familia.

Propiedades

Esta fruta tan exótica destaca porque tiene un alto contenido en proteínas y es bajo en hidratos de carbono. Además, también es fuente de ácido fólico, vitamina B, y minerales como el calcio, magnesio y potasio.

Cardiosaludable

El coco tiene un alto contenido de ácidos grasos que son esenciales para la salud del corazón, ya que ayudan a bajar los niveles de colesterol LDL malo.

Alivia la tos

Un buen remedio casero para aliviar la tos rápidamente es machacar medio coco y ponerlo a fuego lento junto con un poco de miel. Cuando adquiera una textura de jarabe, sácalo y toma un par de cucharadas cada tres horas.

Calma la ansiedad

El coco reduce la ansiedad de dulces y mejora la secreción de insulina y la utilización de la glucosa en sangre. Además, su grasa saludable también contribuye a reducir los antojos de hipoglucemia.

Conservación

El coco fresco se puede llegar a conservar hasta dos meses. Sin embargo, una vez abierto se ha de consumir en el mismo día o guardarse en un recipiente tapado con agua, pero no más de cinco días. A la hora de elegirlos, hay que tener en cuenta que si no se escucha el típico chapoteo de agua en su interior, es porque el coco está demasiado seco, o lo que es lo mismo, pasado de maduro.

Consumo

Al ser un alimento muy calórico deben moderar su consumo las personas que sigan dietas de adelgazamiento. Además, por su elevado aporte de potasio está desaconsejado a quienes sufran insuficiencia renal.

coco

El coco tiene muchos derivados saludables para nuestro organismo

  1. Leche de coco

    Consiste en la trituración de la carne de coco maduro, que acumula en su interior una pulpa muy aromática de color blanco. La leche de coco es un buen sustituto de la leche de vaca, principalmente porque no contiene nada de lactosa. Por este motivo se ha convertido en una excelente opción, ya que no sólo es útil para elaborar batidos, sino que puede ser utilizada como alternativa para hornear deliciosos pasteles y panes. Si quieres hacer la tuya propia en casa, ralla finamente la pulpa de dos cocos, agrega medio litro de agua hirviendo (o leche entera) y déjala reposar durante media hora. Por último añade un poco de azúcar. La leche de coco es también una bebida ideal para desayunos o meriendas si la acompañas de frutos secos triturados o un poco de canela.

  2. Agua de coco

    Es el líquido casi transparente que encontramos en el hueco interior del coco. Su obtención es muy sencilla, solo tenemos que hacer un agujero en la fruta y extraer, aunque es importante optar por cocos verdes para que sea lo más pura posible. El agua de coco es un ingrediente muy versátil, se puede incorporar fácilmente en una gran variedad de recetas como arroz, sopas, helados…

  3. Azúcar de coco

    Se extrae a partir del fluído de las flores de palma de coco y además de ser una delicia, destaca por su bajo índice glucémico, más bajo que la miel y que el azúcar convencional. Además, el azúcar de coco está lleno de vitaminas y es conocido por ser el edulcorante más saludable del mundo. Lo puedes tomar tanto frío como caliente: en zumos, infusiones, repostería…

coco

Nuestra receta favorita: Quindins

  • 2 huevos
  • 5 yemas de huevo
  • 180 gr. de azúcar
  • 100 gr. de coco rallado
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 30 gr. de agua
  • azúcar
  • mantequilla

Poner el coco rallado en un bol y añadir el agua. Dejarlo reposar un rato y en otro bol colocar los huevos, las yemas, la mantequilla y el azúcar y mezclar bien hasta que se disuelva el azúcar.

Añadir el coco rallado hidratado, mezclar y dejar reposar durante una hora.
Untar los moldes con mantequilla, espolvorear el azúcar y rellenar los moldes con la mezcla.

Hornear al baño María a 150ºC durante 40 minutos. Sacar los quindins del horno y dejar enfriar. Una vez fríos, desmoldar con cuidado y servir.