Hidratan, refrescan, son depurativas, tienen nutrientes esenciales y mejoran considerablemente el aspecto de la piel. Estas y muchas otras son las propiedades de las ensaladas. Llega el momento de abusar de ellas.


Contra el paso del tiempo: Una de las grandes propiedades de las verduras es su poder antioxidante. Esa capacidad para retrasar el deterioro de la piel, e incluso, los órganos. Cuando se consumen frecuentemente, el cuerpo tiene la capacidad de regenerarse, prevenir el envejecimiento prematuro y, sobre todo, hacerle frente a los radicales libres.

Verde

  • Es el mayoritario en los vegetales. Son ricos en luteína, un potente antioxidante, así como también vitaminas C y K, ácido fólico, magnesio, calcio, fibras y potasio.
  • Las hojas verdes están llenas de nutrientes y dan un plus a las mujeres embarazas, a los niños o las personas que sufren anemia o cansancio crónico.

Rojo

  • El tono se debe a un componente especial llamado betacaroteno, que también está en los vegetales de color naranja, con propiedades anti edad.
  • Contienen una buena cantidad de vitamina C, licopeno (que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares), magnesio y fitoquímicos, que aumentan nuestras defensas.

Amarillo

  • En este grupo reinan los cítricos. Los alimentos de este color tienen una gran cantidad de vitamina C, así como también ácido fólico, magnesio, fibras y potasio. Son perfectos para mejorar la salud cardiovascular, la piel y las defensas.

Blanco

  • Los alimentos de color blanco son ricos en fibras, potasio, vitamina C y varios fitoquímicos como la quercetina y la alicina. Por lo tanto, previenen enfermedades digestivas y cardiacas y equilibran los niveles de colesterol y presión arterial.

Morado

  • Necesitamos menos cantidad de estos alimentos, pero son necesarios para añadir al cuerpo muchos nutrientes de calidad.
  • Son ricas en fitoquímicos con acción antioxidante, que permiten disminuir el envejecimiento, neutralizan y eliminan los radicales libres y mejoran la salud en el tracto urinario. Se aconsejan en personas con diabetes, colesterol y problemas renales.

la dieta de las ensaladas

¿Sabías que…?

SIEMPRE ACEITE DE OLIVA

Alíñalas con aceite de oliva, es uno de los alimentos más saludables de nuestra cocina, que destaca, entre otras, por sus importantes propiedades cardiovasculares. Recuerda que una cucharada tiene 90 calorías.

TOQUE ORIENTAL

Los sabores orientales ya forman parte del día a día en la mesa. Para las ensaladas encajan perfectamente las salsas de soja y miso. Ambas son buenas para el funcionamiento del corazón y contra el colesterol.

Los cinco vegetales indispensables

Los ingredientes de las ensaladas son muy variados, pero te proponemos una lista que destaca por acumular propiedades saludables.

  • Kale. Quizás hasta hace muy poco no habías oído hablar de ella y hoy ya se ha convertido en imprescindible en la cesta de la compra. Tiene más calcio que la leche, más hierro que la carne, vitaminas C, K y A. También tiene propiedades anticancerígenas y desintoxicantes, que limpian hígado y sangre.
  • Espinacas. Aumentan la fuerza muscular y ayudan a bajar de peso. Además, su fibra favorece el tránsito intestinal y disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
  • Lechugas variadas. Previenen la osteoporosis. Tienen gran cantidad de minerales, como el potasio, que ayuda controlar la presión arterial.
  • Pepinos. Contienen vitamina A, C, E y varias del grupo B, además de potasio y magnesio. Por ello son un perfecto aliado para nuestra piel y ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
  • Zanahorias. Son digestivas, diuréticas y combaten el estreñimiento. Además, ayuda a potenciar el bronceado.

la dieta de las ensaladas

Añade proteínas

  • Frutos secos: Para que la dieta sea equilibrada es necesario añadir a las ensaladas proteínas (pollo, surimi, pavo…) Un buena fórmula son los frutos secos, que son una gran fuente de energía.
  • Nueces: Son las más saludables de todos los frutos secos y las que menos calorías tienen, junto con las almendras y anacardos. Son excelentes para regular los niveles de colesterol.
  • Envejecimiento: Tienen un alto poder antioxidante, fundamental para combatir los radicales libres, responsables de la formación de enfermedades degenerativas y el envejecimiento.