Una dieta a base de arroz es baja en grasas y alta en nutrientes, ideal para perder peso. Alimento básico para muchas culturas, en algunos países representa las tres cuartas partes de su alimentación básica.


El arroz es un alimento presente en prácticamente todas las cocinas del mundo. Esto se debe a su alto valor nutritivo que unido a la ausencia de gluten fomentan que todo tipo de personas puedan comerlo y digerirlo sin problemas.

Nutrientes

Una de las características de este alimento es su gran variedad de minerales, como el calcio y el hierro, y su riqueza en vitaminas que hacen al arroz indispensable en nuestro día a día. Además, cuenta con un valor añadido al ser rico en almidón, un carbohidrato fácil de digerir y metabolizar que por su bajo contenido de glucosa, ayuda a prevenir la diabetes.

Adiós al colesterol

Si estás preocupado por el colesterol el arroz es tu solución. Su alto contenido en fibra, regula el sistema digestivo y ayuda a expulsarlo y a reducir su nivel en sangre con más facilidad. Pero esto no es todo ya que si optas por el arroz integral podrás tener más beneficios debido al tocotrienol, una forma de vitamina E que, según las últimas investigaciones llevadas a cabo, disminuye hasta un 42% el colesterol total y hasta un 60% el colesterol LDL, comúnmente conocido como colesterol malo.

Mejora tu piel

Por su alto contenido en proteínas interviene en la formación y reparación de los tejidos musculares, manteniendo la buena salud de la piel, cabello y uñas. De hecho, se dice que ayuda con problemas en la piel, como el sarampión, el acné o las quemaduras.

Saludable

El arroz es bajo en sodio, por lo que es considerado uno de los mejores alimentos para las personas que sufren de hipertensión. El sodio puede provocar que las venas y las arterias se contraigan, aumentando el estrés y la tensión en el sistema cardiovascular a medida que aumenta la presión arterial. Sus propiedades antioxidantes protegen el corazón, reduciendo al mínimo la aparición de enfermedades cardiacas. Además, su variedad integral estimula el crecimiento y la actividad de los neurotransmisores que ayudan a prevenir el Alzheimer, en la medida de lo posible.

Contra el cáncer

La fibra además de controlar nuestro tránsito, también nos puede proteger contra varios tipos de cáncer. Muchos científicos e investigadores creen que estas fibras insolubles son vitales para la protección del cuerpo contra el desarrollo y la metástasis de las células cancerosas.

arroz

Seis variedades deliciosas

  1. Redondo

    De cocción homogénea. con gran valor energético y rico en hidratos de carbono. Absorbe el sabor de los alimentos que acompaña y es el más utilizado para elaborar paellas y guisos.

  2. Vaporizado

    Sometido a un tratamiento de vapor con agua que le da su característico tono dorado. Es rico en fibra y minerales y siempre queda suelto, no se pasa.

  3. Basmati

    Originario de la India y Pakistán, de grano largo, se caracteriza por su fragancia y sabor. Cocido o al vapor resulta esponjoso y su aroma recuerda al de las nueces. Su sabor único es perfecto para ensaladas, guarniciones y recetas exóticas.

  4. Integral

    No ha sido tratado, por lo que conserva el salvado que lo envuelve y es más rico en fibra y otros nutrientes. Su aspecto es más oscuro que los otros arroces. Necesita más tiempo de cocción que el arroz blanco y es ligeramente más duro al masticar.

  5. Salvaje

    Es de origen canadiense y realmente se trata de hierbas acuáticas. Los granos son estrechos y oscuros, muy perfumados. Necesita más tiempo de cocción. Se puede preparar solo o, una vez cocido, mezclarlo con otros arroces cocinados. Si se fríe, explota como las palomitas.

  6. Rojo

    Muy utilizado en la cocina y medicina china por sus beneficios. Al no sufrir el proceso de molienda, conserva una capa de salvado sobre el grano que contiene nutrientes y fibra. Su sabor recuerda a la nuez.

arroz

Receta recomendada: Arroz con verduras

  • 80 gr. de arroz
  • cebolla
  • ½ pimiento verde
  • ¼ pimiento rojo
  • 150 gr. de champiñón
  • 4 cuch. de tomate natural
  • una pizca de sal
  • un chorro de aceite
  • perejil seco

Poner agua a hervir y echar el arroz. Mientras tanto, pelar y picar la cebolla y el diente de ajo, el pimiento verde y el rojo. Empezar a pochar todas las verduras. Cuando la cebolla esté transparente, añadir los champiñones y seguir sofriendo los ingredientes.
Cuando estén hechos, verter el tomate natural y calentar. Sacar el arroz, escurrirlo y mezclarlo con las verduras.

Servir con una pizca de perejil, sal y aceite acompañado de un poco más de tomate si se desea.