Posee un alto valor nutritivo y muy pocas calorías. Se debe incluir en la dieta para reducir el colesterol malo y proteger el corazón.


El ajo es mucho más que un condimento, es un súper alimento cargado de propiedades nutritivas y beneficios para la salud. Su consumo habitual puede ayudar a hacer mejor la digestión, a absorber mejor los nutrientes de los alimentos y optimizar las funciones del páncreas e hígado. El ajo posee un alto valor nutritivo y contiene muy pocas calorías.

Beneficios

Entre los beneficios de incluir el ajo en la dieta se encuentran: Mejora la circulación de la sangre por su alto contenido en vitamina B, compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína, sustancia responsable de endurecer los vasos sanguíneos. Así como también está indicado para reducir los niveles de colesterol por ser rico en alicina. El ajo es un gran desintoxicante, nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a expulsar del cuerpo metales pesados.

¿Cómo consumirlos?

La mejor manera de consumirlos es crudos, ya que calientes pierden parte de sus propiedades. Para combatir su fuerte sabor, se pueden comer picados en trozos pequeñitos o machacado, pero una buena alternativa también es introducirlos en purés o salsas.

ajos

Siete opciones distintas

  1. Ajo blanco

    Es el ajo más tradicional y común, de sabor suave y excelente y aroma persistente. Su cabeza suele tener más dientes que las demás variedades, además sus dientes son más carnosos. Se conservan muy bien.

  2. Ajo morado

    Es uno de los tipos más suaves en cuanto a sabor. Maduran antes que los ajos blancos y suelen ser más pequeños, pero se conservan por menos tiempo al ser más tiernos.

  3. Ajo rosado

    Es uno de los más fuertes en sabor. Se suelen comer crudos en ensaladas, hervidos con aceite y limón o fritos.

  4. Ajo violeta

    Se caracteriza por ser de sabor fuerte, al igual que el ajo rosado. Es de color violeta a ráfagas tanto en la piel exterior como en el diente y es muy resistente a la humedad. Pertenecen a esta variedad los ajos violetas franceses.

  5. Ajo castaño

    Junto al ajo blanco y morado, son el grupo con sabor más suave. Es aquel cuyos bulbillos presentan la hoja de protección de color castaño, el bulbo blanco y el cuello duro. A esta familia pertenece el ajo ruso.

  6. Ajo negro

    Es el ajo blanco que tras sufrir un proceso de fermentación natural, transforma el producto en un alimento todavía más beneficioso y con color oscuro. Presenta una textura más suave y un sabor peculiar.

  7. Ajetes o ajos tiernos

    Se recogen antes de que se desarrolle el bulbo, en primavera. Son suaves, por eso son apropiados para ensaladas, revueltos o tortillas.

sopa de ajo

Receta recomendada: Sopa de ajo, Tanbién llamadas sopas castellanas, han sido desde tiempo inmemorial el tipo más básico de sopas

  • 6 rebanadas de pan
  • 4 dientes de ajo
  • 3 cucharas de aceite de oliva
  • agua
  • sal

Poner al fuego una cazuela con el aceite de oliva, añadir los ajos partidos para que se doren, pero sin quemarse. Añadir el pan cortado en rodajas finas, mezclándolo bien con el aceite y los ajos. Finalmente, incorporar el agua y dejar hervir unos 4-6 minutos. Servir bien caliente.