El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa) ha publicado en Informe de Consumo Alimentario en España durante el año 2020 y los resultados son tan sorprendentes como alentadores.


Si algo ha quedado claro después de un año medio, es que la pandemia ha cambiado hábitos de consumo. No compramos como hacíamos antes, ni por la misma vía ni tampoco las mismas cosas. Esto se ha notado en sectores como el textil o el tecnológico, pero también en uno que influye más que los anteriores en nuestro bienestar diario: el de la alimentación.

En marzo de 2020 el coronavirus nos llevó a encerrarnos en nuestros hogares y pasar más tiempo allí, y eso hizo que nuestra forma de consumir y comprar alimentos cambiara. Pero no se alarmen, parece que hay datos para el optimismo.

Más tiempo en la cocina

Hace unos días, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación hacía público el Informe de Consumo Alimentario en nuestro país, que ha recogido los datos correspondientes al año 2020. Y de este documento se desprende que la tendencia en las cocinas españolas era a dedicar más tiempo al cocinado y a la preparación de los alimentos.

Pero como dedicar más tiempo a una receta no siempre significa que esta sea más saludable –hay tartas que llevan un trabajo increíble-, hay que mirar los datos desde otra perspectiva, la de cuáles son los alimentos más consumidos, y por suerte, ganan las frutas y las verduras. 

Más fruta y más verdura

Durante esos 12 meses los españoles consumimos, de media, 99,7 kilos de fruta por persona y 87,05 kg de hortalizas. Así se desprende de los datos, que han sido corroborados por empresas destacadas del sector como Florette.

Muchos se congratulan de que la tendencia verde vaya al alza y gane por goleada desde hace un par de años. También de que la receta más consumida dentro de los hogares españoles haya sido la ensalada verde, que supuso una cuota de consumo de 9,7%.

Con estos datos queda claro que los vegetales van a la cabeza del consumo en los hogares españoles, lo que es una gran noticia, no solo para nuestros productores, también para nuestra salud porque son básicos para el mantenimiento de una dieta sana y equilibrada.

Dieta mediterránea

Según el Informe estatal, el segundo plato en la lista de elaboraciones más consumidas se coloca la pizza, con (5,3%) y que en tercer lugar encontramos otra ensalada, esta vez la de tomate (4,4%). Aunque no se habla del origen de la pizza, hay que tener en cuenta que, con tantos meses encerradas y el boom de venta de harina que hizo que se agotaran existencias, la tendencia a la preparación totalmente artesanal en casa es al alza.

Dice el estudio del ministerio que técnicas culinarias como el hervido, horno o guisado crecieron de forma destacada durante  todo 2020. Y hace hincapié en el hecho de que se trata de elaboraciones que requieren tiempo, que al fin y al cabo es lo que la pandemia nos ha dado en casa.

El alcohol, al alza

Por tanto se desprende también que aumentó el consumo dentro los hogares de determinados productos pero disminuyó fuera de ellos. Entre los que más vieron incrementada su compra durante esos doce meses destacan cosas como las aceitunas (cuyo consumo ascendió un 18,5%) y los frutos secos, con un 19,6%.

Pero lo que se llevó la palma fueron las bebidas alcohólicas. Si el consumo de vino y cerveza en el hogar se incrementó un 23,5% y un 29% respectivamente, lo que se disparó fue el consumo de bebidas espirituosas, con un aumento del 34,8%, entre las que destacan el whisky y la ginebra.