Damos un paseo por la costa italiana más gastronómica:

Nápoles: Es la bella capital de la región italiana denominada Campania y su centro histórico ha sido declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Es el punto de partido idóneo para visitar algunos de los destinos más seductores del país como Sorrento, Pompeya o Capri.

  • Los castillos: entre los más célebres están el Castel dell’Ovo, en el islote de Megaride, y el Castel Sant’Elmo, que domina desde lo alto la colina del Vomero.

Sorrento: Destaca por sus impresionantes miradores desde los que tienes increíbles vistas
de Nápoles. Sus alrededores, la costa sorrentina, son espectaculares para recorrerlos en coche. Ha sido una de las localidades favoritas del recordado tenor napolitano Enrico Caruso.

  • El centro histórico: muestra todavía el trazado original romano. Está salpicado de bellas iglesias y monasterios. Destaca, entre todas, la de San Francesco y su claustro.

Pompeya: En el año 79 después de Cristo fue arrasada por una erupción del Vesubio que acabó con dos mil de sus veinte mil habitantes. En 1748, Carlos III de España, rey de Nápoles y Sicilia, empezó las excavaciones, que aún prosiguen. Es un sueño para los amantes de la arqueología.

  • Sus restos más importantes: el foro, el antiquarium, la basílica, los templos de Apolo y Júpiter y la casa del Fauno son sólo algunos ejemplos de este histórico paseo.

Capri: Está en el golfo de Nápoles, entre la península sorrentina, terminada en el cabo Miseno, y las islas de Procida e Ischia. Hay dos localidades, Capri y Anacapri. Fue asentamiento griego y romano. Allí vivieron Octavio Augusto y Tiberio. Es el centro de veraneo de la alta sociedad.

  • La mansión de Tiberio: las ruinas de la llamada Villa Jovis, y Villa San Michelle, que alberga el museo Axel Munthe, un médico y escritor sueco que residió en la isla.

A partir de hoy tendremos más cerca el patrimonio gastronómica de la costa amalfitana. Se trata de Villa Capri que es el segundo restaurante de Big Mamma en Madrid, el hermano pequeño de Bel Mondo. Esta segunda trattoria llega con una pizca de frescura para transportarnos al sud de Italia en plena Costa Amalfitana.

Studio Kiki, el estudio de diseño interno de Big Mamma situado en Londres, lleva Italia en las venas. Ha diseñado este espacio de 500 m2 el cual está dividido en cuatro zonas.

  • La terraza: para disfrutar de los rayos de sol rodeado de flores rosas.
  • El mar: con toques azules, un techo cubierto de espejos simulando las olas y dos sirenas hechas con 3D de más de 2,5 metros.
  • La orilla: en tonos más amarillos con sillones que parecen de estar en un barco.
  • La tierra: donde ver el show de los chefs delante de una cocina abierta y rodeado de mucha vegetación y luz natural.

La carta de presentación del chef Nicholas Amici, es un menú perfecto para compartir, muy ligero y fresco con recetas auténticas italianas.

¿Las estrellas de Villa Capri?

Una amplia selección de pasta fresca hecha en casa con harinas italianas, entre las que se encuentran unos “Bottoni alla Parmiggiana” rellenos de berenjena con tomate y una sala de tomates San Marzano, o un tributo a la pasta carbonara de Bel Mondo en formato de gigantesco ravioli relleno de salsa carbonara y con crujiente guanciale de la Toscana. Para terminar, unos dolci de nuestro chef pastelero Daniele Tasso, que te llevarán a la luna, como “Mi limón, limonero” o el clásico tiramisú.

Y todo esto bañado por los mejores cócteles de nuestro chef barman Gianmarco Candido. Grandes, refrescantes, afrutados y perfectos para beber durante toda la noche, acompañados de las mejores delicias italianas.

VILLA CAPRI: Calle de Hortaleza, 118, Madrid