La heredera sueca no para. Días después de recibir junto a sus padres, los reyes Silvia y Carlos Gustavo, al presidente de Portugal Anibal Cavaco Silva, Victoria viajó a Nueva York para visitar la sede de la Organización de las Naciones Unidas y entrevistarse con su Secretario General, Ban Ki-moon.
Su estancia en la ciudad de los rascacielos apenas duró tres días, pero Victoria aún tuvo tiempo para hacer algo de turismo y reunirse con su hermana Magdalena, que le enseñó la casa que acaba de estrenar en Manhattan con su marido, Chis O’Neill.

Muy guapa, con un vestido verde de manga corta de Filippa K, pendientes de Misst, colgante de Charlotte Bonde y bolso de Luis Vuitton, la princesa Victoria, que cumplió 36 años el pasado 15 de julio, tuvo una participación activa en la reunión de la Junta de Honor del CPI y, como la princesa Astrid, volvió a sellar su compromiso con el movimiento paralímpico.

La heredera sueca y la princesa Margarita de Holanda

La heredera sueca y la princesa Margarita de Holanda, que también es miembro de la Junta de Honor del Comité Paralímpico Internacional.

Tampoco duró mucho la estancia de Victoria en Bruselas. La princesa estaba deseando volver a casa para reencontrarse con su marido, el príncipe Daniel, que en esta ocasión no pudo acompañarla, y con su hija, la pequeña Estelle, de la que cada vez le cuesta más separarse, y que cumplirá dos años el próximo 23 de febrero. Además, la heredera sueca debía prepararse de cara a un nuevo compromiso oficial: la llegada a Estocolmo de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, que tienen programada una visita oficial a Suecia a partir del 14 de octubre.

En la reunión, los miembros de la junta se felicitaron por la relevancia que el movimiento paralímpico ha ido adquiriendo en los últimos años, especialmente desde los Juegos Olimpicos de Londres 2012, y se precisaron los objetivos a cumplir de cara a la próxima cita olímpica en Río de Janeiro en 2016.

Victoria de Suecia

Victoria, la princesa de la eterna sonrisa, cumplió 36 años el pasado 14 de julio.

Además, la Junta sentó las bases para la financiación de nuevas iniciativas paralímpicas que promuevan la inclusión social de las personas con discapacidades físicas: ««Sin duda, los Juegos de Londres dieron un gran impulso a la noción de «inclusión a través del deporte» para nuestros conciudadanos con discapacidad física, que es uno de los objetivos más importantes del Movimiento Paralímpico», dijo la princesa Astrid, quien también ha incrementado su agenda oficial desde que su hermano Felipe fue investido rey, el pasado mes de julio.

Victoria de Suecia y Maria Teresa de Luxemburgo

Victoria de Suecia y María Teresa de Luxemburgo. Tras ellas, la princesa Astrid de Bélgica, la anfitriona.