La princesa Victoria de Suecia continúa con su apretada agenda oficial, que en las últimas semanas ha ido adquiriendo cada vez más importancia, ya que no solo es la heredera del trono, sino también la mano derecha de su padre, el rey Carlos Gustavo.

En esta ocasión sus compromisos la llevaron hasta Nueva York, donde el pasado viernes 4 de octubre visitó la sede de las Naciones Unidas. Allí, Victoria se reunió con el secretario general de la Organización, Ban Ki-moon, e incluso firmó en el libro de honor, en presencia además del jefe de protocolo, Yeocheol Yoon.

Victoria de Suecia en la ONU

Firmando en el Libro de Honor con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el jefe de protocolo, Yeocheol Yoon.

Acabada la visita oficial, la joven heredera sueca visitó uno de los rincones más bonitos de la ciudad, una impresionante rosaleda que se encuentra en el East River y donde Victoria, que llevaba un floreado vestido, casi se camuflaba con el paisaje.

Un vestido que, por cierto, que ha pasado a ser uno de sus preferidos ya que lo había lucido dos días antes, cuando recibió en el aeropuerto de Arlada, en Estocolmo, al presidente de Portugal, Anibal Silva, de viaje oficial en Suecia. Aunque eso sí, en esa ocasión se protegía del frio con un abrigo rojo y en vez de llevar el pelo recogido en una coleta optaba por un bonito tocado.

victoria de suecia

Dos días antes de viajar a Estados Unidos, Victoria recibió al presidente de Portugal con el mismo vestido.

Victoria aprovechó también el viaje para visitar a su hermana menors, Magdalena, que reside en la ciudad de los rascacielos con su marido, Chris o’Neill, con quien se casó el pasado 8 de junio  (ese día te contamos toda la boda, ¿la recuerdas? pincha AQUI).

Ya de regreso de Suecia, Victoria supervisa ahora los preparativos de la próxima visita de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, el próximo 14 de octubre.

La heredera del trono sueca cumplió 36 años el pasado 15 de julio y  lo celebró como ya se ha convertido en habitual en la explanada del palacio de Solliden, la residencia de verano de la familia real en la isla báltica de Öland, junto a su marido, Daniel, y su hija Estelle. Si quieres recordar cómo fue al fiesta, pincha AQUI.

Victoria de Suecia en la ONU

En Nueva York, Victoria visitó una espectacular rosaleda situada en el East River.