El Rey Juan Carlos, de comilona en San Sebastián; y la Reina Sofía, en una pizzería de Mallorca

Los Reyes eméritos también están de vacaciones, pero cada uno por su lado. La Reina Sofía sigue fiel a Mallorca, su refugio perfecto, donde se queda antes y después de las vacaciones oficiales de los Reyes Felipe y Letizia. Ella se aloja en el palacio de Marivent, y allí está acompañada siempre por su hermana Irene. 

La Reina Sofía suele salir de compras por Palma de Mallorca, o a comer fuera, como es el caso. El pasado martes 15 de agosto, festivo en toda España, acudió con su hermana a Artá, una bonita localidad al este de la isla, famoso, entre otras cosas, por un típico mercadillo. Tras recorrer los puestos, las hermanas fueron a almorzar al restaurante italiano Vino e Cucina, muy popular por sus ricas pizzas y cuyo precio medio es de 15 euros el cubierto.

Después de la comida, la Reina entró a saludar al personal, como es su costumbre, y se hicieron esta foto, que los responsables del local subieron a su cuenta de Facebook.

Doña Sofía, con los empleados de Vino e Cucina. Por detrás, a la izquierda, se ve a su hermana Irene.

Por su parte, ese mismo día, el Rey Juan Carlos reaparecía públicamente en San Sebastián, donde tenía lugar la Semana Grande. Su afición a los toros le llevó al norte junto a su hija mayor, la infanta Elena, y sus nietos, Froilán y Victoria, que han heredado su pasión taurina. En la ciudad acudió a comer con todos ellos al restaurante Rekondo, que, a diferencia del elegido por su esposa, es un local de referencia gastronómica de calidad, con un precio que ronda los 50 euros. El vino, aparte. No en vano, este restaurante está considerado por tener una de las mejores bodegas del mundo. El Rey el resto de comensales degustaron tomate, chipirones, carpaccio de carabineros, lomos de merluza en salsa verde, txangurro al horno y chuleta de buey. Después el Rey también se fotografió con el chef y los dueños del local, agradeciéndoles el buen servicio realizado. 

Este verano, a diferencia del anterior, Don Juan Carlos no ha pasado ni un día en Palma de Mallorca y no ha coincidido con su familia durante las vacaciones estivales. En lugar de eso ha preferido viajar por el mundo y se le ha visto en Irlanda y Saint Tropez, entre otros lugares. 

Don Juan Carlos, junto a Lourdes Rekondo, hija de Txomin (al lado), propietario de Rekondo; el chef Iñaki Arrieta y la Infanta Elena.