Hace dos días ya se celebró una gala de año nuevo en el  palacio de Amalienborg, en Copenhague. La gala estuvo presidida por la reina Margarita y su marido, el príncipe Henrik, y además asistieron los príncipes Joaquín y Marie.

En esta ocasión se ha tratado de una solemne recepción esta vez de día y en el mismo palacio real, a la que han acudido solo los reyes y los príncipes herederos.

La princesa Mary de Dinamarca, cada vez más elegante en sus apariciones públicas, ha vuelto a acertar con un discreto e impecable traje largo color gris perla, mientras que su marido, el príncipe Federico, iba con uniforme militar. Mary ha repetido vestido por tercera vez. Lo llevó en 2008 y se lo volvió a poner en la misma recepción en 2010.

Los reyes de Dinamarca, Margarita y Henrick

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Federico de Dinamarca con uniforme militar y la princesa Mary con un elegante vestido gris bordado con pedrería.