El rey Harald, de 83 años, que se encuentra imposibilitado para trabajar debido a una dolencia en una pierna, de nuevo es sustituido por su heredero como Regente.


El Rey Harald de Noruega vuelve a estar indispuesto y, por tanto, debe delegar sus funciones. Ayer tarde la Casa Real hacía público un comunicado en el que decía: «Su Majestad el Rey estará enfermo hasta el 31 de enero debido a un dolor en su pierna. Su Alteza Real el Príncipe Heredero Regente presidirá el Consejo de Estado el 29 de enero». Por desgracia, no es la primera vez que el príncipe Haakon debe ocuparse de sustituir a su padre en las funciones oficiales, sobre todo tras un último año muy complicado para el monarca en cuestiones de salud.

Gtres.

Esta vez se trata de la pierna, pero no se ha especificado más sobre el asunto. No se saben las causas exactas de la dolencia del rey Harald, si esta viene acarreada del pasado o es que se ha lesionado. El hecho es que es el último capítulo del complicado historial médico del soberano. Por recordar solo sus últimos percances, en abril de 2018 el monarca tuvo que ausentarse debido al dolor en un pie, según se informó. En ese momento su hijo Haakon ya tuvo que ocuparse de la Regencia del país.

A principios de 2020, el soberano tuvo que ser hospitalizado debido a unos mareos. Unos meses más tarde, el pasado septiembre, ingresó en el hospital Rikshospitalet de Copenhague debido a dificultades respiratorias. Esto le tuvo apartado de la primera línea hasta octubre. Poco después el monarca debía ser intervenido del corazón, algo mucho más serio, pero afortunadamente todo salió bien y aparentemente salió reforzado.

Gtres.

Reapareció en público para las navidades, presidiendo el tradicional servicio religioso junto al resto de su familia. Hace pocas semanas la Casa Real noruega comunicaba que los reyes Harald y Sonia habían sido vacunados contra la Covid-19. Su edad, ambos con 83 años, hacía que estuviesen en el grupo prioritario para las autoridades sanitarias. Según anunciaron, recibirán la segunda dosis de la vacuna a principios de febrero.

PROBLEMAS DE MOVILIDAD

Sin embargo, cuando todo parecía ir por el buen camino, Harald ahora ha vuelto a dar otro susto a la familia. Es cierto que, pese a su reciente recuperación, el rey mostraba evidentes dificultades para caminar, necesitando de un bastón en sus últimos compromisos públicos, en una imagen que recordaba mucho a la de nuestro Rey emérito Juan Carlos. Aunque esta última baja se prevé que sea breve, la situación obliga a su hijo Haakon a tomar el mando de nuevo, para lo cual existe la figura de Regente. Según establece la Constitución del país, en ausencia del rey «el heredero más cercano al Trono dirigirá el Gobierno y llevará a cabo todos los deberes reales».

Hoy mismo el joven se situará al frente del Consejo de Estado en el Palacio Real, una cita que preside su padre habitualmente. El pasado diciembre el príncipe Haakon hablaba en una entrevista en televisión del momento en el que llegue a ser rey, algo que suele comentar con su padre: «Aunque es algo para lo que nunca estás completamente preparado. Me siento muy unido a mis padres, así que no suelo pensar en ello. En nuestra familia, este tema está relacionado con lo que hacemos. Así ha sido desde que era pequeño». Precisamente su padre acaba de celebrar, el pasado 17 de enero, sus 30 años como rey. Los mismos que lleva Haakon como heredero. Ahora tiene 47 años y hasta la fecha siempre ha demostrado estar más que preparado para asumir su importante papel en el futuro.

De momento, la agenda oficial continúa en pie y está previsto que el rey Harald la retome con una audiencia el próximo lunes, cuando volveremos a verle tras este último contratiempo.