letizia1
Letizia ha tenido que ir escalando peldaños para llegar a ser una reina muy bien valorada internacionalmente.

En aquel 1 de noviembre ya se cuestionó que mandase callar al príncipe Felipe y se vio como un gesto de falta de preparación o como un indicio de un carácter muy fuerte. A partir de entonces ‘se abrió la veda’ contra la hoy reina Letizia, quien, a nuestro parecer, viene desarrollando un trabajo impecable, como ha demostrado una vez más en los Premios Princesa de Asturias este fin de semana.

letizia
Letizia, en Asturias, demostrando su cercanía.

Los medios internacionales vienen destacado desde hace mucho tiempo la elegancia de la reina Letizia y hace tan solo una semanas la popular revista estadounidense People resaltaba que haya utilizado durante cinco años el mismo vestido, demostrando así una apuesta por la austeridad. La reina se ha convertido en un referente de estilo a la altura de una Rania de Jordania o una Mary Donaldson, y muy por encima de Matilde de Bélgica o Mette-Marit, pero hay en ciertos ámbitos en los que cuesta reconocerlo.

letizia2
La delgadez de Letizia siempre ha sido muy comentada.

Pero este no es el fondo de la cuestión… Lógicamente, por su relevancia las miradas están puestas en sus estilismos que, como es natural, a unos gustarán y a otros no, algo que no se hace con su marido, que, como mucho ha suscitado interés mediático cuando se ha dejado o se ha quitado la barba. También se comenta mucho su, para algunos, excesiva delgadez, algo a lo que también han prestado atención los medios foráneos, pero donde queremos poner el acento en este artículo es en el trabajo de Letizia.

La reina Letizia se convirtió en princesa en un momento en el que la monarquía no había sufrido el desgaste de los últimos años. Era una de las instituciones mejor valoradas por los españoles y también lo era el rey Juan Carlos. Sin embargo, las desafortunadas imágenes del monarca cazando elefantes, la irrupción de la princesa Corinna y, sobre todo, la imputación de la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin en el Caso Nóos, hicieron caer en picado la popularidad de esta institución.

letizia3
Felipe y Letizia, a su llegada al teatro Campoamor de Oviedo.

La inesperada y rápida llegada al trono de los reyes Felipe y Letizia el 19 de junio de 2014 les ha dejado un papel muy complicado, en el que ambos están arrimando el hombro, aunque ciertos medios de comunicación apuntalan muchísimo más la figura del monarca que la de su mujer. La reina ha demostrado en todo este tiempo de princesa y de reina que ha trabajado duro para dar lo mejor de sí en su agenda nacional e internacional, ha sobrevivido a la alargada sombra de la reina Sofía, de quien todos hemos oído hablar siempre como ‘una gran profesional’ y ha demostrado tener una notable conciencia social, apostando por causas ‘olvidadas’ como las enfermedades raras, y ha retomado el testigo de su suegra en los viajes internacionales de cooperación.

Letizia habla con corrección varios idiomas, se maneja con soltura en los foros internacionales y ha mejorado su cercanía hacia la gente. También han quedado atrás los rumores de crisis, las supuestas peleas en el matrimonio y la reina ha contribuido a que les veamos a Felipe y a ella como dos ciudadanos más que salen al cine o a cenar.