Las coronaciones del siglo XX

El 30 de abril Guillermo y Máxima se convertirán en los nuevos reyes de Holanda y protagonizarán un día histórico para los Países Bajos y también para la realeza europea. Solo las monarquías orientales y la británica en Europa mantienen los fastuosos rituales de la coronación. El último Shah de Persia desplegó un espectáculo de lujo y ostentación con las fabulosas joyas del Trono del Pavo Real, que se guardan celosamente en Irán y que el estado utiliza como una de las garantías de la estabilidad de su moneda.

Isabel II protagonizó en 1952 la gran coronación de la realeza europea, en la que estas ceremonias se han simplificado mucho, aunque no por ello no han perdido una especial relevancia histórica y social. Vivimos tiempos de crisis, por lo que la entronización o «instalación» según determina la tradición de la Casa de Orange, de Guillermo Alejandro de Holanda se anuncia que será austera, aunque se ha calculado que los gastos para el contribuyente holandés ascenderán a 11 millones de euros. Hacemos un histórico repaso, con espectaculares fotos, de cómo llegaron al trono reyes, emperadores y príncipes soberanos en el siglo XX.

9Juan Carlos I de España

juan-carlos-i-de-espana

Desde los Reyes Católicos, los monarcas españoles no han sido coronados, sino proclamados, como lo fue Juan Carlos I el 22 de noviembre de 1975. El acto de proclamación incluyó dos ceremonias: la que se celebró en el Palacio de las Cortes Generales, y una Misa de Espíritu Santo (a modo de unción) en la Iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid. Respecto a las insignias reales, desde época de Isabel II las joyas que han presidido las juras en las Cortes de los soberanos han sido la corona, el cetro y la cruz de plata, que se colocan sobre un almohadón carmesí, pero no se le imponen al nuevo rey. La corona real es de la época de Carlos III, de plata sobredorada y seis florones con motivos heráldicos que representan los reinos de la monarquía hispánica. Además de doña Sofía, siguieron la proclamación el príncipe Felipe, de 7 años, y las infantas Elena, de 12, y Cristina, de 10.

Isabel II de Inglaterra fue coronada el 2 de junio de 1953. Retransmitida por televisión, fue seguida en todo el mundo por 300 millones de personas. En un rito que permace casi inalterable desde 1066, recibió la Santa Unción del arzobispo de Canterbury y se le colocó el manto real. Sobre la cabeza, la corona de San Eduardo, que sólo se utiliza para las coronaciones; es de oro y pesa 2 kilos 300 gramos, piedras semipreciosas y que después fue sustituida por la corona real, que acompañó del cetro y el globo. Al salir de la abadía llevaba la corona imperial del Estado, que tiene engastados 2.800 diamantes, el zafiro de Eduardo El Confesor, 4 perlas grandes en forma de gota, el rubí del Príncipe Negro (piedra de origen español), la segunda estrella de África (un diamante de 317 kilates) y el zafiro Estuardo, de 104 kilates.

8Margarita II de Dinamarca

margarita-ii-de-dinamarca

Margarita de Dinamarca ascendió al trono el 14 de enero de 1972 con 41 años. La ceremonia de coronación fue suprimida en la constitución de 1849 y, desde entonces, se celebra un acto de proclamación en la sede del Parlamento. El entonces primer ministro, Jens Otto Krag fue el encargado de anunciar públicamente al pueblo la ascensión al trono de la nueva monarca que, a continuación, fue aclamada por toda la multitud congregada frente al palacio, exclamando nueve veces “hurrah”. Concluido el acto, la reina, enlutada por la muerte de su padre y predecesor, posó luciendo el fastuoso aderezo de perlas y diamantes de mediados del siglo XIX. En Dinamarca, la corona real solo se usa durante la celebración del sepelio del monarca, y se coloca sobre el féretro.

7Carlos Gustavo de Suecia

carlos-gustavo-de-suecia

El actual soberano sueco llegó al trono el 15 de septiembre de 1973. Tenía solo 27 años y sucedió a su abuelo, el rey Gustavo VI. Las solemnidades de la coronación dejaron de celebrarse en 1873 por lo que Carlos Gustavo protagonizó un sencillo ceremonial de investidura en el salón de estado del Palacio Real de Estocolmo, donde el monarca juró la Constitución. La corona, el cetro, el orbe y la llave se colocaron en un lugar destacado para significar la importancia del evento; el trono se cubre con la capa de armiño. Estaba soltero, por lo durante tres años fue el mejor partido de la realeza. Se casó el 19 de junio de 1976 con la alemana Silvia Sommerlath y han tenido tres hijos, Victoria, Carlos Felipe y Magdalena.

6Beatriz I de Holanda

beatriz-i-de-holanda

El 30 de abril de 1980, con 33 años, Beatriz I llegó al trono de los Orange tras la abdicación de su madre, la reina Juliana. Desde 1815 los monarcas holandeses son investidos (instalados) como jefes de estado, en una ceremonia secular que se celebró en la Nieuwe Kerk de Ámsterdam, el mismo escenario donde su hijo Guillermo Alejandro será coronado. Durante la ceremonia, la corona, el cetro y el orbe se colocan en una mesa auxiliar, junto a la espada de estado, el estandarte nacional y una copia de la Constitución. Beatriz lució el manto de terciopelo y armiño que también llevará su hijo.

5Mohamed Reza, Shah de Irán y Farah Diba

mohamed-reza-shah-de-iran-y-farah-diba

El 27 de octubre de 1967, 16 años después del inicio de su reinado, Mohamed Reza Pahlevi celebró la más fastuosa coronación que se recuerda en el siglo XX. Tuvo lugar en el Grtan Salón del palacio Golestán de Teherán donde el Shah, que como Napoleón, se aucoronó y ocupó el fabuloso trono del Pavo Real, de oro macizo y 40.000 piedras preciosas y su corona estabba asegurada en 60 millones de pesetas de la época. Después coronó a su esposa, Farah Diba, quien lució un traje y manto obra de Marc Bohan, de la Casa Dior. Su impresionante corona fue hecha por en París por Van Cleff and Arpels con gemas del tesoro imperial: se utilizaron 1.469 diamantes, 36 esmeraldas, 34 rubíes, 2 espinelas y 105 perlas. Estas joyas se guardan en Teherán y el tesoro tiene tanto valor que respalda el sistema monetario iraní. Los emperadores posaron aquel día con su hijo Reza que no llegó a reinar pues el Shah fue destronado en 1979.

4Alberto II de Bélgica

alberto-ii-de-belgica

En Bélgica tampoco existe ceremonia de coronación. El 9 de agosto de 1993 tras la muerte sin descendencia de su hermano, el rey Balduino, Alberto II juró la Constitución en el Parlamento, con la presencia de representantes de la iglesia católica. Como curiosidad, debe jurar mantener la integridad territorial del país. No existe ninguna corona real como tal; únicamente como emblema heráldico. Alberto II tenía 59 años y su intención era abdicar pronto en su hijo Felipe, pero la crisis y la división entre flamencos y valones ha aplazado esta decisión.

3Enrique, gran duque de Luxemburgo

enrique-gran-duque-de-luxemburgo

También el Gran Duque Enrique llegó a la jefatura del Estado por abdicación de su padre, Juan, el 7 de octubre de 2000. Tampoco hay ceremonia de coronación aunque el nuevo gran duque sí prestó juramento de lealtad a la Constitución en la Cámara de los Diputados. Enrique estuvo acompañado por su esposa, María Teresa, y sus cinco hijos, Guillermo, Félix, Luis, Alejandra y Sebastián. Es curioso que, a pesar de que en el escudo de armas aparece una corona gran ducal, en la realidad no existe ni corona, ni ningún otro tipo de insignia real.

2Alberto II de Mónaco

alberto-ii-de-monaco

Es es el más reciente soberano en llegar al trono, lo que sucedió el 6 de abril de 2005, tras la muerte de su padre, Rainiero III. Pasado el período de luto, no hubo una coronación como tal, ya que el principado no posee ninguna insignia real, sino una ceremonia que incluyó la jura de la Constitución en el Palacio Grimaldi y un solemne Te Deum en la catedral. Alberto, que entonces permanecía soltero, aunque había reconocido a dos hijos, Jazmin Grace y Alexander, que no tienen derechos sucesorios, posó con sus hermanas Carolina, que sigue siendo la primera en la línea de sucesión tras su hermano, y Estefanía.

1Harald V de Noruega y Sonia

harald-v-de-noruega-y-sonia

El 17 de enero de 1991 falleció el rey Olav de Noruega y le sucedió su hijo Harald, quien como su padre y su abuelo eligió el para su reinado el lema «Todo por Noruega». El 21 de enero, el rey Harald juró la Constitución en el Parlamento. Meses después, el 23 de junio, los nuevos reyes, Harald y Sonia, fueron bendecidos en la Catedral de Nidaros en Trondheim. Fue el acto más suntuso, aunque en 1908 el Parlamento había eliminado la ceremonia de coronación. Para el acto, el rey vestía de uniforme y la reina Sonia optó por un un traje en blanco roto con capa y bordado en oro de su diseñador de cabecera Erik Mortensen, y tocado el forma de tiara rusa.