Novias y sin embargo princesas. Nuestro ránking de vestidos de las ‘novias reales’

Se supone que el vestido de novia es el traje más importante en la vida de una mujer pero la cosa se complica si además estás llamada a ser princesa. Entran en juego el protocolo, las tradiciones, los símbolos…lo importante es que no defraude y el traje esté «a la altura de las circunstancias». Hemos hecho nuestro ránking de las que, en nuestra opinión han sido los trajes de novia más bonitos de la realeza europea.

10Kate Middleton, nuestro favorito

kate-middleton-nuestro-favorito

De todas las boda reales este es nuestro vestido favorito ¿por qué? Lo primero porque es un vestido digno de una princesa con todo lo que ello conlleva y lo segundo porque demuestra que para vestirse de novia real no hace falta renunciar a lucir algo que te favorezca y te siente como un guante, como era el caso. El vestido no solo era precioso si no que le sentaba a Kate como un guante. Nunca la hemos viesto tan guapa. Fue confeccionado por Sarah Burton para Alexander McQueen en color marfil y con escote corazón. Llevaba un cuerpo de encaje francés de manga larga confeccionado por la Real Escuela de Costura. La cola era de 3 metros y llevaba un corpiño de satén. El velo, en tul de seda, llevaba flores bordadas.

La reina Isabel le dejó a Kate su joya más especial: la tiara Cartier, que su madre le regaló cuando cumplió 18 años. Además Kate, que sorprendió a todos por llevar el pelo suelo, llevaba unos pendientes de diamantes en forma de pera.

9Magdalena de Suecia, un Valentino de cuento

magdalena-de-suecia-un-valentino-de-cuento

Magdalena de Suecia nos fascinó con este Valentino el día de su boda con Chris O’Neill, realizado en organza y encaje y que le sentaba como un guante. Magdalena llevó un velo de seis metros  bordado en organdí de seda y rematado en tul con aplicaciones florales de encaje de Chantilly.

8Máxima de Holanda, un Valentino a la altura de las circunstancias

maxima-de-holanda-un-valentino-a-la-altura-de-las-circunstancias

Apostar por Valentino es siempre un valor seguro y más para una futura princesa. Máxima acertó de pleno al confíar en el célebre modisto para un diseño de alta costura en color blanco marfil y corte muy clásico, de aire regio pero elegante y distinguido. El velo estaba confeccionado en tul de seda. La cola medía cinco metros de largo. Máxima llevaba la tiara de Estrellas, la misma que llevó la reina Beatriz de Holanda el día de su boda con el príncipe Klaus.

7Charlene de Mónaco, un Armani a su medida

charlene-de-monaco-un-armani-a-su-medida

Charlene de Mónaco ocupa el tercer lugar de nuestro ránking. Confió su vestido de novia al modista italiano Giogio Armani. Se trata de un vestido muy elegante y sencillo de línea con escote barco y mucha caída. Para su elaboración se emplearon 40.000 cristales de Swarovski, 50 metros de seda y más de 20 de organza. El velo se realizó en tul de seda y también iba bordado a mano.

La princesa no llevaba ni tiara ni pendientes. Sólo unos adornos plateados que prendían su velo de novia y la alianza de 18 kilates de la firma Cartier.

 

6Mary de Dinamarca

mary-de-dinamarca

Mary estaba espectacular el día de su boda con un vestido de cuento que ocupa el número cuatro de nuestro ránking. Fue realizado por el diseñador danés Uffe Frent y para su confección se necesitaron 8 metros de encaje y 24 metros de satén. Lo que más nos gusta del vestido es su velo; se trata de una pieza antigua realizada en encaje irlandés que llevó la bisabuela del príncipe Federico en su boda. La tiara que llevó Mary fue un regalo de su suegra, la reina Margarita. Mary llevaba también unos pendientes de platino, brillantes y perlas.

 

5Stephanie de Lannoy, la última en entrar en el club de las princesas

stephanie-de-lannoy-la-ultima-en-entrar-en-el-club-de-las-princesas

Stèphanie, heredera del Gran Ducado de Luxemburgo, cuya boda con el heredero, Guillermo, se celebró en octubre de 2012,  ocupa el número cinco de nuestro ránking. Lucía un precioso vestido del diseñador libanés Elie Saab, de encaje en blanco marfil, con cuatro metros y medio de cola y un favorecedor escote en la espalda, semi oculto por el velo, de tul y encaje, de cinco metros. El equipo invirtió 3.200 horas de trabajo en la confección del traje.

La tiara, de 260 brillantes y un diseño muy sencillo y ligero, también pertenece a la familia Lannoy. El ramo de novia, en cascada, era de la Casa Lachaume de París.

4Victoria de Suecia

victoria-de-suecia

Victoria de Suecia es nuestra número seis con un vestido muy elegantey sobre todo, que le sentaba muy bien. La princesa apostó por un diseñador sueco, Par Ensheden. El vestido estaba relizado en seda color marfil y con una cola de 5 metros. Ceñía la cintura con un fajín bordado y los zapatos, de Roger Vivier iban forrados en la misma tela del vestido.

Victoria llevaba la tiara de camafeos, la misma que usó su madre, la reina Silvia para su boda, de oto, perlas y siete camafeos

3Letizia de España

letizia-de-espana

Letizia ocupa el número siete de este ránking. No se puede decir que el vestido fuese poco apropiado, si no más bien que a Letizia no le favorecía demasiado. A nuestro entender, le quedaba grande y era demasiado austero. Fue encargado al veterano Pertegaz. Realizado en seda natural, con hilos de plata, llevaba escote en pico y cuello denominado «corola» también con bordados en hilos de plata como las mangas. La cola medía 4,5 metros. El velo, de 3 metros está realizado en seda natural y bordado a mano. Letizia llevaba la diadema prusiana perteneciente a la Reina Doña Sofía, de línea helénica. También lucía unos pendientes de platino y diamantes en talla pera, regalo de los reyes a la princesa.

Nos gustó el detalle del abanico,de fines del siglo XIX un guiño de la princesa a la ciudad de Madrid, y que perteneció a la reina Isabel II y fue restaurado para la ocasión.

2Mette-Marit de Noruega

mette-marit-de-noruega

Matte-Marit ocupa con su vestido el número ocho del ránking, con un diseño que quizá èca de demasiado sencillo para una princesa, realizado por el noruego Ove Handerfinseth en crepe de sea color marfil, inspirado en el traje de boda que llevó la reina Maud, bisabuela de Haakon. Llevaba una cola de 2 metros con un velo de 6 metros en tul de seda. Lo que más nos gusta es que Mette Marit prescindió del ramo y llevó una bonita y original guirnalda.

1Marta Luisa de Noruega

marta-luisa-de-noruega

No nos convence demasiado este vestido, demasiado de estilo medieval. El vestido que Marta Luisa escogió para casarse con Ari Benh  es obra de Anna Bratland. Por encima llevaba un abrigo realizado por la modista Wenche Lyche. El velo iba colocado hacia atrás y prendido en el pelo con una espectacular tiara de diamantes y perlas en forma de lágrima que en su día pertenecieron a la reina  Maud.