«Sus Majestades los Reyes y los miembros de la Familia Real anuncian con una gran tristeza el fallecimiento de Su Majestad la Reina Fabiola en el Palacio de Stuyvenberg», rezaba el comunicado con el que la Casa Real belga anunciaba el deceso de la que fuera soberana consorte de Balduino I. 

El Gobierno belga ha comunicado que sus funerales tendrán lugar el próximo viernes 12 de diciembre, en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, y han decretado duelo nacional desde el sábado 6 de diciembre hasta las exequias, durante el cual las banderas de los edificios públicos ondearán a media asta.

El cuerpo de la difunta Reina será trasladado el lunes 8 de diciembre del Castillo de Stuyvenberg a la capilla de Palacio de Laeken. El martes 9 por la tarde será conducido al Palacio de Bruselas, en el que su pueblo podrá rendirle un último homenaje durante el miércoles y el jueves

Fabiola de Belgica

Un momento de la boda de Fabiola y Balduino en 1960. La novia vestía de Balenciaga.

Nacida en Madrid el 11 de junio de 1928 como Fabiola de Mora y Aragón, cuarta de los siete hijos de Gonzalo de Mora y Fernández y de Blanca de Aragón, en el seno de una familia de la aristocracia española, pasó a la leyenda popular al casarse con Balduino de Bélgica, entonces un joven monarca con inquietudes religiosas y aspecto melancólico. El Rey Triste, le llamaban. El mismo espíritu trascendente encontró en ella, quien desde entonces se convirtió en su alma gemela. 

Su boda, celebrada el 15 de diciembre de 1960, en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, fue todo un acontecimiento y en España particularmente se siguió como un cuento de hadas y fue la primera vez que una boda real se transmitía en directo por televisión.

La novia, vestida exquisitamente con un diseño del ya consagradísimo Cristóbal Balenciaga, con el cuello de piel, marcó una época. Aunque la pareja no pudo cumplir su deseo de tener hijos, después de que Fabiola sufriera cinco abortos, ambos siempre se demostraron un tierno amor.

Fabiola de Bélgica

En julio de 2013 Fabiola asistió a la proclamación de los nuevos reyes Felipe y Matilde de Bélgica tras la abdicación del padre de este, Alberto II, y su esposa, Paola.

Sin embargo, su historia se truncó el 31 de julio de 1993, cuando Balduino falleció de un infarto, a los 63 años, estando los dos de vacaciones en Motril (Granada). Al no tener descendencia, su heredero, su hermano menor Alberto, pasó a ocupar el trono, acompañado por su esposa, Paola.

Fabiola, no obstante, siguió manteniendo el título de Reina. Y continuó viviendo en Bélgica, que era ya también su país y no solo su patria de adopción. Eso sí, sus apariciones públicas se fueron redujendo paulatinamente, sobre todo a raíz de sus numerosos problemas de salud, y solo comparecía en importantes reuniones familiares.

Fabiola de Bélgica

Saludando desde el balcón de palacio con la Familia Real belga ese día tan importante.

En 2009 fue ingresada por una neumonía y posteriormente fue operada de tiroides en el hospital de Lieja bajo hipnosis, siguiendo una técnica menos arriesgada que la anestesia general. Últimamente estaba muy limitada por su artritis y por una enfermedad renal. En 2012 anunciaron que abandonaba definitivamente de la agenda oficial. 

Fabiola de Belgica

Fabiola de Bélgica mantenía una respetuosa y cálida relación con la actual Reina, Matilde. 

Fabiola de Bélgica fue una mujer esencialmente discreta, con profundos valores espirituales, de los que siempre hizo gala. Su única mancha, quizás, se produjo en 2012 tras la creación de la Fundación Fons Pereos, a través de la cual parece que la Reina quería dejar a sus sobrinos su herencia evitando pagar hasta un 70 por ciento de los impuestos correspondientes a la Hacienda belga. Según informó entonces el diario Sudpress, Fabiola había recibido 27 millones de euros de la Casa Real desde que quedó viuda.

Desde el pasado verano, Fabiola de Bélgica apenas salía del palacio de Stuyvenberg, situado a las afueras de Bruselas, que era su residencia oficial. Allí vivía acompañada por varias damas de compañía, y en los últimos meses necesitaba asistencia respiratoria. Ese es también el lugar donde ha dicho adiós a una larga y fructífera vida.

Fabiola de Bélgica

Fabiola últimamente solía acudir a sus compromisos en silla de ruedas.