La mujer de Haakon de Noruega, que ni siquiera llevaba ropa deportiva, se puso a correr con una pelota naranja gigante en el patio del recreo, ante la divertida mirada de los alumnos que no se esperaban tal nivel de cercanía de la princesa, que está llamada algún día a convertirse en la reina de los noruegos, cuando llegue al trono su marido, Haakon.

Mette-Marit siempre ha demostrado tener un gran compromiso con los temas relacionados con la educación y lo volvió a dejar de manifiesto hoy una vez más en la visita en esta escuela, donde se interesó por los programas de estudios y las actividades que allí se realizan.

mette-marit1

La imagen más divertida de Mette-Marit, ante la mirada atónita de los alumnos. La princesa demostró estar en plena forma.