Guillermo y Máxima han asistido a su segunda apertura del Parlamento desde que accedieron al Trono, el 30 de abril de 2013. Los monarcas llegaron en la famosa carroza dorada que peteneció a la reina Guillermina, la bisabuela del actual soberano, que recibió como regalo de bodas del pueblo holandés cuando se casó en 1901 con el príncipe alemán Enrique de Mecklemburgo.

maxima de holanda

Máxima estaba deslumbrante con un vestido de Valentino, con tocado de Fabienne Delvigne y sandalias de Miu Miu.

Máxima, impresionante de rojo, descendió majestuosamente de la carroza ayudada galantemente por su marido. Se trata de una fabulosa joya hecha en oro y piedras preciosas que pesa más de tres mil kilos y que se utiliza solamente en ocasiones más solemnes. La pareja real llegó entró después en Binnenhof, el maravilloso conjunto arquitectónico del siglo XII, sede del Parlamento y del Gobierno en La Haya, la llamada ciudad real, pues desde 1248 los monarcas de la Casa de Orange han vivido allí. Guillermo pronunció el discurso que marcará las líneas de Gobierno para los próximos doce meses.

maxima-de holanda

La reina, que volvió a derrochar simpatía, en el momento de hacer entrada en la histórica sede del parlamento holandés.

Una vez más, la reina Máxima no defraudó y lució un impresionante vestido de Valentino, uno de sus modistos fetiche que diseñó su maravilloso vestido de novia, que complementó con un tocado de Fabienne Delvigne y sandalias de Miu Miu, también rojas. Las joyas también eran muy importantes, pues lució el broche, los pendientes y el anillo pertenecientes al histórico aderezo de la reina Ana junto a un fastuoso brazalete de diamantes.

maxima de holanda

Máxima lució algunas de las más perlas más valiosas de la Corona de los Países Bajos.

constantino-laurentien

El príncipe Consatantino, hermano del rey Guillermo, asistió a la ceremonia con su esposa, la princesa Laurentien, que vestía un traje del diseñador alemán Talbot Runhof y joyas de la colección de su prima, Margarita de Borbón-Parma.