Fiel a su estilo, la reina Máxima, que fue recibida por los responsables del Hortus Botanicus y los encargados de su remodelación, lució un traje en dos piezas de la firma Natan: top amarillo sin mangas y falda en color nude con rayas transversales amarillas y beis, stilettos también nude y clutch a tono. Además, la soberana completó su look con un original tocado rosa pálido abierto en el centro.

Si cuando era princesa ya era habitual que repitiera modelo, como la inmensa mayoría de sus colegas europeas, ahora que es reina Máxima conserva la costumbre, porque el conjunto que lució en este acto ya se lo habíamos visto el pasado 20 de junio, cuando viajó a Oslo junto a su esposo, el rey Guillermo Alejandro.

Máxima de Holanda

La reina de Holanda, siempre cariñosa con los niños, llevaba el pelo recogido en una sencilla coleta.

Sin perder la sonrisa ni un momento, Máxima disfrutó enormemente de su recorrido por el Hortus Botanicus, repleto de plantas y especies procedentes de todo el mundo, muchas de ellas tropicales, que además de aportar belleza y recrear la vista de los miles de personas que lo visitan cada año, se cultivan para la investigación y la educación, no en vano el jardín depende de la Universidad de Leiden, junto al que está situado, y tiene como objetivo el estudio, la conservación y divulgación de la diversidad vegetal.

Máxima de Holanda

La soberana hizo un completo recorrido por las nuevas instalaciones del Hortus Botanicus, el orgullo de los habitantes de Leiden.

Finalizado su recorrido por el impresionante Jardín Botánico, con casi cuatro siglos de antiguedad, llegó la hora de la despedida. Peo Máxima no se fue con las manos vacías, porque recibió como regalo una extraña variedad de flor tropical que le había llamado poderosamente la atención durante la visita.

Y es que, si ya como princesa logró hacerse con el cariño y la admiración de todos los holandeses, en sus casi cinco meses como reina, Máxima ha subido aún más el listón y su popularidad no conoce límites. Juntos o por separado, Guillermo y Máxima demuestran cada día que, como apuntó la propia princesa Beatriz en su discurso de abdicación, están de sobra preparados para hacer frente a las obligaciones de la Corona.

Máxima de Holanda

Observando, muy interesada, una extraña variedad de planta tropical que le llamó poderosamente la atención.

Así podremos comprobarlo los españoles muy pronto, ya que los reyes de Holanda tienen previsto visitar nuestro país el próximo 18 de septiembre. Será una visita breve, de un solo día, a modo de «presentación oficial» tras su entronización el pasado 30 de abril.

Máxima de Holanda

En su recorrido por el jardín, Máxima recibió una improvisada clase de botánica.

Máxima de Holanda