Temas del día

Máxima de Holanda, una reina siempre cercana y comprometida

El exceso de kilos no es un tema que parezca preocupar por ahora a Máxima, que cuida al máximo su alimentación, lo que no quiere decir que de la espalda a un problema que perocupa cada día más a los holandeses. Desde hace algún tiempo, la reina, siempre cercana y comprometida con los problemas que afectan a su pueblo, viene alertando sobre los riesgos del sobrepeso, sobre todo después de saber que el numero de personas con obesidad en Holanda ha aumentado en un 40 por ciento en los últimos 30 años.

En esta ocasión, Máxima, espectacular a sus 42 años (cumplirá 43 el próximo 17 de mayo), lució un vestido marrón de manga corta, pese a las bajas temperaturas de Rotterdam, de la firma Natan, una de sus favoritas, combinado con una capa de cashmere y un favorecedor sombrero de Fabienne Delvigne.

Máxima de HolandaLa soberana holandesa, que cumplirá 43 años el próximo 17 de mayo, lució un vestido de manga corta de la firma Natan.

La reina de Holanda sigue siendo protagonista absoluta en los Países Bajos, de hecho, los especialistas en Casas Reales aseguran que se ha convertido en todo un fenómeno dentro de las monarquías de todo el mundo. Los holandeses se rindieron hace ya tiempo a los encantos de esta economista argentina (con apellido vasco) que arrolla con su naturalidad, simpatía y espontaneidad y, lejos de decrecer, la admiración y el cariño hacia ella aumentan día a día.

Al pueblo holandés, además, no le han pasado inadvertidos el amor y la pasión que rige el matrimonio de Guillermo y Máxima, sentimientos que se han materializado en sus tres hijas: Amalia, ahora princesa heredera, de diez años; Alexia, de ocho; y Ariane, la benjamina, que en abril cumplirá siete.

Maxima de HolandaCompletó su look con un sombrero de Fabienne Delvigne.

Como suele suceder, pocos apostaron en un principio por la elección de Guillermo Alejandro, que saltaba de un romance a otro hasta que conoció a Máxima. La entonces reina Beatriz, hoy de nuevo princesa tras su abdicación, fue la primera en reconocer los méritos y el valor de la joven, y el visto bueno a su boda con el príncipe heredero no tardó en llegar. Poco después, fueron los holandeses los que sucumbieron en masa a su poder de seducción. El tiempo ha convertido a Máxima Zorreguieta en la única consorte que ha llegado a ser más popular que el resto de los miembros de la familia real a la que se ha unido, por delante incluso de la princesa Beatriz.

Maxima de Holanda

X