La reina Máxima fue recibida a su llegada por el alcalde de Kaatsheuvel, una próspera ciudad situada en la provincia holandesa de Brabante. El concierto se celebró en el auditorio de Efteling, que es el parque temático más famoso de la zona. La soberana holandesa volvió a derrochar simpatía y agradeció siempre sonriente las fecitaciones por su recentísimo 43 cumpleaños que celebró en la intimidad familiar el pasado 17 de mayo. Como el día era espléndido, Máxima optó por un palabra de honor blanco que complementó con una preciosa gargantilla de diamantes y zafiros a juego con los pendientes.

maxima-1

Máxima eligió una gargantilla de diamantes y pequeños zafiros a juego con los pendientes.

maxima-peinado

 

La reina se peinó con un favorecedor recogido, un estilo que le sienta fantasticamente.