Este homenaje al rey Balduino, que falleció cuando él tenía 62 años, hace dos décadas, debido a un ataque cardíaco mientras disfrutaba de sus vacaciones junto a su esposa, Fabiola, dio ocasión a que la Familia Real belga se reuniese por primera vez desde LA ABDICACIÓN DE  ALBERTO II en favor de su hijo Felipe, el pasado 21 de julio.

La Familia Real  belga, en Bruselas, en el homenaje al rey Balduino en el XX aniversario de su fallecimiento

La familia real belga, reunida por primera vez tras la abdicación de Alberto II y ENTRONIZACIÓN DE FELIPE I, en la solemne misa cantada en la que se recordó al rey Balduino en el XX aniversario de su muerte.

Además de la familia real, el pueblo belga quiso tener un gesto de reconocimiento a la figura de Balduino y, también, a los nuevos soberanos. De hecho, la reina Matilde fue el PERSONAJE MÁS ACLAMADO Y VITOREADO por los ciudadanos que se congregaron en la explanada ante la Catedral de Bruselas. Allí, la primera reina belga de la historia se dio un auténtico baño de multitudes: se mezcló con la gente, rompió cordones de seguridad, recibió regalos y se dejó besar por sus súbditas más incondicionales y ‘lanzadas’. Asistimos, sin duda, al nacimiento de una nueva estrella en la realeza europea, desde la llegada de Matilde al trono de los belgas.

Matilde de Belgica, reina de los belgas, en Bruselas, en el homenaje al rey Balduino en el XX aniversario de su fallecimiento

Matilde, la primera reina belga de la historia, goza de una enorme popularidad entre los ciudadanos, que le hicieron entrega de algunos regalos cuando atravesó la explanada ante la Catedral.

Después de la misa, que se ha celebró a primera hora de la mañana, la cripta real de la iglesia de Notre-Dame en Laeken, donde se encuentra enterrado Balduino, quedó abierta al público hasta el mediodía. En una y otra comparecencia, la reina Matilde volvió a levantar comentarios elogiosos sobre el look elegido para el solemne evento: un elegante abrigo de verano en tonos beige y un original tocado en blanco y negro.

Otra reina que tuvo su protagonismo en la jornada de homenaje fue la viuda de Balduino, Fabiola, cuando se cumplían 20 años del fallecimiento del quinto rey de los belgas, que se encontraba veraneando con ella en Motril, cuando sufrió un ataque cardíaco en la noche del 31 de julio al 1 de agosto de 1993, en ‘Villa Astrida’, su residencia estival de la bella localidad granadina que en esta fecha también le ha rendido homenaje al monarca, con una misa funeral cantada en la Iglesia Mayor de la Encarnación.

La reina Fabiola de Bélgica, en Bruselas, en el homenaje al rey Balduino en el XX aniversario de su fallecimiento

El pueblo belga asocia los 43 años de reinado de Balduino a la figura de una reina: la española Fabiola de Mora y Aragón, de 85 años.