Los gestos de Masako, la «emperatriz triste», en su debut en Japón

La ya Emperatriz consorte compareció en el primer acto público junto a su marido, Naruhito, muy recuperada de su depresión. Aunque ya alertan sobre una excesiva presión.

El pasado 30 de abril Akihito de Japón abdicó el Trono Imperial en su primogénito y heredero, Naruhito, quien a partir de ese día ostenta el milenario título de Emperador. Y junto a él, su esposa, Masako, con la que comienza a dar sus primeros pasos como tal.

11La depresión de Masako

Todo el mundo mira a la nueva emperatriz, de 55 años, quien desde más de una década vive prácticamente recluida debido a su legendaria tristeza, que no es otra cosa que una depresión persistente, de la que, poco a poco, va saliendo.

 

10Desde el Palacio Imperial de Tokio

En su debut como emperadores, en su primer acto público en sí tras los fastos de la Abdicación y posterior Entronización, Naruhito y Masako salieron a saludar desde el balcón del Palacio Imperial de Tokio para tener el primer contacto con sus súbditos. El palacio es casi una fortaleza al más puro estilo medieval, donde residen y del que apenas salen, haciendo honor a siglos de tradición y misterio de la realeza nipona, que hasta hace no mucho eran considerados prácticamente divinidades.

9La reclusión de Masako

Fue precisamente el radical cambio de estilo de vida lo que influyó en el ánimo de Masako, una joven de origen noble, diplomática y con mundo antes de contraer matrimonio con el entonces príncipe Naruhito, en 1993. Las estrictas reglas del protocolo nipón y la falta de descendencia temprana hicieron mella en su salud hasta el punto de que, rompiendo todas las costumbres, la Casa Imperial tuvo que reconocer oficialmente que la Princesa padecía dicha enfermedad y que necesitaba descanso para recuperarse.

8Muy recuperada

En los últimos años la mejoría de Masako ha sido evidente. De una absoluta ausencia en actividades públicas a un incremento progresivo en sus apariciones. Y en todas ellas procurando sonreír, como hacía mucho tiempo que no se la veía. Así lo comprobamos en este debut como emperatriz consorte.

7Akihito renunció tras 30 años en el Trono

Akihito y Michiko de Japón dijeron adiós como Emperadores de Japón el pasado 30 de abril. Era la primera vez que un emperador renunciaba al Trono del Crisantemo en 200 años. Para su despedida tuvieron lugar varios rituales de sucesión siguiendo la antigua tradición. El ya emperador emérito, de 85 años, permaneció 30 años en el cargo.

6Continúa bajo supervisión médica

La preocupación por la salud de Masako sigue presente y hasta los propios médicos que la atienden aseguran que, aunque va por el buen camino de su recuperación, deberá continuar su tratamiento. Algunos alertan también de que su nuevo papel como emperatriz, con más exposición pública, podría afectarla y aumentar la presión sobre su persona revirtiendo lo ya conseguido.

5El apoyo de su marido

En todo este duro proceso, su marido, el ahora emperador Naruhito, siempre se ha mostrado a su lado y muy comprensivo con su enfermedad. El pasado 1 de mayo la pareja tomó posesión del cargo en una ceremonia oficial, a la que asistieron sus familiares más cercanos y las autoridades pertinentes. Se trataba de un acto de relevo de funciones, pero que tendrá una segunda parte, acorde con la tradición, el próximo 22 de octubre, con la correspondiente ceremonia de Entronización. A partir de ahora se abre la nueva era imperial de su reinado, llamada Reiwa (Armonía).

4La reverencia del príncipe Akishino, el Heredero, y su esposa

En la foto, durante otro de los actos de estos días, siendo saludados por el hermano de Naruhito, el príncipe Akishino, y su esposa, la princesa Kiko.

3Y de su sobrina, la princesa Mako

2Su hija, la princesa Aiko, en el punto de mira

Otro de los puntos delicados para la nueva Familia Imperial es su hija, Aiko, que ya tiene 17 años. Al ser su única hija y prevalecer la Ley Sálica en Japón, ahora mismo la jovencita no es la Heredera al Trono, sino su tío, el príncipe Akishino, y su primo, el hijo de este, el príncipe Hisahito, nacido en 2006.

1Una princesa que sufrió acoso escolar y problemas de alimentación

Esta situación ha provocado a lo largo del tiempo muchas críticas en Japón, tan moderno en un sentido y tan arcaico en otros, para replantearse una reforma de la Ley de Sucesión y permitir que Aiko pueda suceder a su padre algún día. Pese a su corta edad, la princesa tampoco ha tenido un recorrido fácil. También admitieron que había sufrido acoso escolar que había derivado en un problema alimenticio cercano a la anorexia. En sus últimas apariciones la hemos visto ya recuperada y aparentemente feliz. Continúa estudiando y formándose (incluso pasó unos meses en el prestigioso colegio de Eton, en Inglaterra), le encanta la música y el deporte. Todo para eludir la sombra de la tristeza que siempre ha perseguido a su madre.